Cómo calmar ...

... la ansiedad y los ataques de hambre - Lic. Fátima Rojas Villanueva – Nutricionista clínica »

Lic. Fátima Rojas Villanueva – Nutricionista clínica

Uno de los mayores problemas a la hora de llevar una dieta equilibrada es educar al cuerpo para frenar los atracones de comida que nos azotan a lo largo del día.

Si sentimos que tenemos una ganas de comer que no tiene límites, debemos saber que las mismas obedecen a una serie de emociones ansiosas que sí podemos controlar, y que hacerlo no implica dejar de alimentarnos.

Además, cuando tenemos esos ataques no estamos pensando en alimentos sanos, sino en alimentos con muchas calorías, de ahí el antojo por comer algo dulce, muy habitual en los casos de ansiedad por comer. El azúcar suele calmar la ansiedad, pero obviamente, atiborrarse de azúcar no es sano ni recomendable, ya que sabemos que la misma pasa por un proceso metabólico al ingresar al organismo y se transforma en grasa. Es recomendable conocer algunos consejos para calmar esos ataques de ansiedad por comer; lo que debemos hacer es trabajar con las causas de esa ansiedad, es decir, con las emociones que nos están haciendo comer de forma compulsiva.

Ahora bien, el truco es ir paso a paso, acostumbrando al cuerpo a una serie de ingestas controladas, en horario y porciones, pero no es fácil y los obstáculos del proceso son los que nos llevan a dejarlo de lado.

Veamos algunos trucos para mantener al apetito contento

1. Trabajar en nuestra autoestima: más que un truco, es la verdadera razón que nos empujará a no comer compulsivamente. La valoración que hacemos de nosotros mismos es un factor muy importante en todos los aspectos de nuestra vida, y también a la hora de reducir esa ansiedad por comer.

2. Cargue en su auto o tenga con usted botellitas de agua y bébela. El agua es fundamental para depurar el cuerpo y evitar la retención de líquidos, tiene efectos saciantes, y puede hacer que calme la ansiedad por comer.

3. Tenga siempre en casa yogures descremados, que pueda consumir cuando quiera. Además, es muy recomendable añadir más fibra a su dieta, ya que además de ser muy sana y favorecer el tránsito intestinal, hará que se sienta saciado y que no tenga ganas de comer por ansiedad. Puede consumir pan integral, cereales o más legumbres que aportan fibra a su dieta habitual, también se incluyen frutas y verduras.

4. Antes del almuerzo o la cena, tome un plato sopa de verduras o ensalada de vegetales crudos.

5. Tenga siempre de postre frutas frescas, gelatinas bajas en calorías con frutas o ensaladas de frutas sin azúcar, barritas de cereal bajas en calorías.

6. Es importante que coma sin prisas y se tome su tiempo disfrutando de las comidas y masticando bien los alimentos. Comer despacio ayuda a reducir la ansiedad. Comiendo despacio, no sólo hará una mejor digestión, sino que además, aumentará la sensación de estar plenamente saciados y no querrá ingerir más alimentos.

cómo calmar la ansiedad y los ataques de hambre

¿Qué comer para evitar la ansiedad?

El enemigo número uno de la ansiedad es la sensación de hambre, ¿cuántas veces no hemos salido de casa sin haber desayunado y a la hora del almuerzo comemos lo primero que encontramos en la calle?

Para combatir la ansiedad se deben consumir alimentos ricos en: magnesio (por sus propiedades relajantes mantiene estable el ritmo cardíaco), vitaminas del complejo B (participan en la formación de serotonina, por lo que son importantes en la salud emocional y neurológica) y triptófano (aminoácido componente de las proteínas que permite mantener los niveles de serotonina en el cuerpo).

A continuación, le comparto algunos alimentos que puede consumir para que la ansiedad no le haga comer lo primero que encuentre:

• Lo ideal ante los ataques de ansiedad es recurrir a alimentos naturales: frutas, verduras, yogures descremados, quesos bajos en grasa, postres dietéticos, gelatina dietética, sopas dietéticas, son la propuesta ideal.

• Si ya está con un tratamiento nutricional, llene su heladera con alimentos bajos en calorías y permitidos, como los que mencioné anteriormente. Trate de no comprar galletitas o snacks, ya que en algún momento se convertirán en una tentación, y más si no tiene autocontrol sobre la cantidad ingerida.

• Coma cada tres horas, no deje pasar ninguna comida. Es sabido que, si estamos durante períodos muy largos sin ingerir alimentos, cuando nos sentamos a la mesa comemos lo primero que vemos, sin preguntarnos si corresponde o no.

• Cuando vaya al supermercado, asegúrese de haber comido; no es conveniente ir de compras con el estómago vacío, ya que terminará comprando todo aquello que le tienta y le gusta.

• Otro consejo, cuando sienta ansiedad por comer; salir a caminar en el momento que está a punto de abandonarse a la tentación de la comida, ayuda no sólo a controlarla, sino también a bajar de peso un poco más rápido y de forma saludable.

Seguinos en Facebook

revista