Padres al Día!

Cómo ayudar a nuestros hijos a terminar bien el año escolar. »

Estamos ya a mitad del año escolar: las tareas, las actividades extra clases, los proyectos, las reuniones, las evaluaciones, nos envuelven en una vorágine y todo ello trae consigo un sinfín de responsabilidades.

La sociedad actual prácticamente “no permite” que mamá o papá queden en casa al cuidado de los hijos. Por ello, es necesario organizar muy bien el tiempo disponible al margen del trabajo.

Es bueno recordar que somos seres humanos con dimensión espiritual, cognitiva, emocional, social y biológica y que sólo cultivando todas ellas, es como logramos el equilibrio.

Nuestros hijos necesitan nuestro tiempo de calidad. Parece ser que este tiempo se ha convertido en un “artículo de lujo” del cual no podemos “gozar”, debido a las múltiples actividades y roles que debemos cumplir en el desempeño diario de nuestras actividades.

¿De qué hablamos cuando decimos “tiempo de calidad”? ¿Cómo lograr ese tiempo de calidad tan ansiado y necesario para nuestros hijos?

He aquí algunos “tips” que nos ayudarán a compaginar mejor nuestros roles y disfrutar del ser padres de familia:

  • Sea cariñoso, afectivo, demostrativo con sus hijos. Aunque al principio le rehúyan las caricias, nunca es tarde para “empezar de nuevo” a establecer con ellos una relación afectiva. Si usted realmente los ama y las caricias son sinceras, ellos lo sentirán, lo aceptarán y retribuirán su cariño.
  • Vaya a las reuniones del colegio. Generalmente estas reuniones son programadas con tiempo; el mismo es para que usted solicite los permisos o haga los ajustes necesarios en el trabajo, de manera a poder asistir. Si los padres vieran con cuánta ansiedad sus hijos miran la puerta esperando verlos llegar, no faltarían jamás a las reuniones. Estar presentes en la reunión de sus hijos, es para ellos un gigantesco “TE AMO Y SOS IMPORTANTE PARA MÍ”, dicho tácitamente.
  • Aparte el tiempo para hacer la tarea con ellos. Ellos necesitan su sabiduría y aunque usted ya no entienda las tareas “de ahora”, ellos valorarán infinitamente el tiempo que les dedica.
  • NO GRITE JAMÁS. Si es posible, desde pequeños, utilice el diálogo tranquilo, conciliador, comprensivo y amoroso. Esto no significa que si alguna vez haga falta imponer alguna sanción, usted no lo haga; significa que es importante no acostumbrar a los chicos a las peleas, gritos y amenazas permanentes para que realicen sus responsabilidades. Siempre que comparta tiempo con sus hijos, procure que sean momentos de cariño y de paz, de manera que sea grato para todos.
  • Establezca límites claros desde el principio. Las personas están convencidas de que si imponen reglas, los niños dejarán de quererlos o los “dañarán” psicológicamente. Nada más lejos de la realidad. Establecer límites claros en todos los ámbitos, da a los niños el más alto grado de seguridad que necesitan para lograr un desarrollo emocional óptimo.
  • Dialogue con sus hijos. Este es, tal vez, el más milagroso de los “actos paternales” que usted pueda exhibir. Cuando los hijos se sienten escuchados sin ser juzgados, ellos abren su corazón sin reservas. ¿Cuál es la ventaja de “estar en sus corazones”? Que usted podrá guiar, aconsejar, analizar y resolver con ellos sus cuestiones, sin ser rechazados. Por consiguiente, usted estará construyendo alrededor de sus hijos, un muro de amor y protección que los resguardará de cuanto mal amenaza su integridad emocional y física.
  • Si ha cometido un error, discúlpese. Este acto de humildad enseñará a sus hijos 2 cosas fundamentales para la vida: 1°- A reconocer sus errores y ser humildes, 2°- A entender que tiene el derecho de cometerlos, que eso forma parte de la vida pero que tiene la “opción y la decisión” de enmendarlos.
  • ¡Disfrute la vida con sus hijos! Ría con ellos, disfrute de paseos, de cocinar juntos, de ir de compras, de una tarde de deportes. La alegría es fundamental para una vida feliz, pues embellece a las personas, produce hormonas de felicidad en el cerebro, disminuye el estrés y, finalmente, ¿a quién no le gusta estar con alguien feliz?




Seguinos en Facebook