Cómo acelerar el ...

... metabolismo - Lic. Ingrid Poka – Nutricionista »

Las veces que comemos o bebemos, es nuestro metabolismo el que tiene la capacidad de convertir esas sustancias en energía. La edad, el género (hombre o mujer), la talla (la estatura), el peso, la constitución física (si la persona posee huesos pequeños, medianos o grandes), todo influye en el ritmo de nuestro metabolismo. Sin embargo, tenemos cierto margen de maniobra para intervenir en su velocidad. Mientras más rápido sea nuestro metabolismo, más calorías seremos capaces de quemar.

Tips para conseguir que el metabolismo acelere su velocidad y queme calorías Dormir

Tener noches de sueño reparador que dure al menos ocho horas. La relación entre el sueño y el metabolismo es cada vez más clara. No solo sentimos más hambre cuando vamos escasos de sueño y necesitamos comer más comidas hipercalóricas, no dormir ralentiza el metabolismo de modo considerable.

Tomar té verde

No es solo una fuente insuperable de antioxidantes, según se ha demostrado en varios estudios, se ha descubierto que es un gran acelerador del metabolismo. Además, es un alimento libre de calorías y se puede consumir toda la cantidad que uno quiera.

Aumentar la intensidad del entrenamiento

El organismo se acostumbra al ejercicio, y el metabolismo también. Para mantenerlo a buen ritmo es importante incluir en nuestros entrenamientos un intervalo de alta intensidad que provoque un salto en el metabolismo y lo obligue a mantenerse quemando calorías, incluso mucho tiempo después de haber finalizado el entrenamiento.

No saltearse el desayuno

Desde el punto de vista metabólico, se debería apostar por ganar tiempo de calidad para desayunar. Los estudios muestran como un desayuno de calidad acelera el metabolismo.

Recuperar las pesas

Los ejercicios de musculación y carga no solo son útiles para ganar músculo por razones estéticas. Al convertir la grasa en músculo, también se obliga al metabolismo a apretar el acelerador y a quemar más calorías.

Cómo acelerar el metabolismo Beber suficiente agua

Es un modo sencillo de acelerar la digestión y quemar calorías. Algunos necesitarán más que los 2,5 litros diarios recomendados, y otros menos. Pero hay que beber agua.

Consumir algunas especias picantes

Por ejemplo, la cayena es útil para acelerar el metabolismo. Su sabor picante se debe a la presencia de un compuesto químico, la capsaicina que interviene en los procesos metabólicos y a la que se atribuyen propiedades antioxidantes y anticancerígenas.

Hacer 45 minutos de ejercicios 'cardio' tres veces por semana

Según un estudio, hacer 45 minutos de bicicleta podría mantener elevada la velocidad del metabolismo durante casi doce horas.

Comer con la cabeza

Algunos alimentos son aceleradores naturales del metabolismo. Por ejemplo, el atún y el pomelo. Escoja conscientemente lo que pone en la mesa y piense en cómo lo va a metabolizar su cuerpo.

Tome una taza de café por las mañanas

No es solo un modo rápido de espabilarse. Una taza de café es absorbida muy rápidamente en el torrente sanguíneo, con lo cual se aceleran las pulsaciones cardíacas y consigue picos de la actividad metabólica hasta tres horas después de haberla bebido.

Y otro consejo útil: ría todo lo que pueda y más. Una carcajada puede tener un largo recorrido. Los científicos creen que diez minutos de risas diarias pueden quemar una buena ración de energía. Otro buen motivo para reírse.
Seguinos en Facebook

revista