COLÁGENO ...

... HIDROLIZADO: El mejor aliado para combatir el envejecimiento cutáneo - Lic. Gladys C. Patiño S. - Nutricionista »

Lic. Gladys C. Patiño S. - Nutricionista

Con el paso de los años, es normal envejecer.

El envejecimiento es un proceso universal, continuo e irreversible. Parar el reloj biológico es imposible, pero con algunas acciones podemos minimizar y retrasar las señales que dejan los años.

Las primeras señales se perciben en la piel; las líneas de expresión, las arrugas y la flacidez comienzan a surgir entre los 25 a los 30 años. Los estudios muestran que a partir de los 30 años, el cuerpo pierde en torno al 1% de colágeno al año. Y cuando llegamos a los 50 años, nuestro cuerpo produce sólo el 35% del colágeno necesario. Como consecuencia, hay una reducción de la densidad de las fibras de colágeno y elastina; así como una pérdida de ácido hialurónico y una mayor degradación del colágeno y la elastina por las enzimas colagenasa y elastasa, lo que afecta la hidratación, la firmeza y la elasticidad de la piel, haciendo evidente las temidas arrugas.

Además, la piel es afectada por factores externos, tales como: la exposición solar, el consumo de tabaco, el alcohol, el estrés, la falta de descanso y sueño, la alimentación inadecuada y la poca hidratación.

¿Cuáles son las señales de que una piel está envejeciendo?

El envejecimiento cutáneo afecta tanto a la epidermis como a la dermis, dando lugar a la aparición progresiva de una flacidez cutánea con atrofia, alteraciones vasculares y pigmentarias, y la acentuación de pliegues y surcos.

A nivel de la epidermis podemos reconocer las siguientes alteraciones: afinamiento progresivo de la epidermis, aumento de la descamación y aumento del espesor del estrato córneo, con mayor número de células muertas, lo que se refleja en una piel desvitalizada.

En cuanto a la dermis, ocurren los siguientes cambios: desorientación y desorganización de las fibras de colágeno que trae como consecuencia una disminución de su poder hidratante (retención de agua), alteración de las propiedades mecánicas de las fibras de colágeno, disminución de su resistencia a la ruptura y disminución de su extensibilidad, degeneración de las fibras elásticas, con disminución de la producción de elastina. Se produce una pérdida de elasticidad, asociada con los efectos de gravedad, responsable de los pliegues caídos en las mejillas, cuello, párpados; también disminución de la secreción de las glándulas sudoríparas ecrinas (falta de agua), y disminución de las glándulas sebáceas (falta de sebo).

También es importante mencionar que en el envejecimiento cutáneo, el tejido adiposo subcutáneo disminuye de manera gradual. Las manchas seniles comienzan a formarse a partir de los cuarenta años, principalmente, en el dorso de las manos, antebrazos y rostro.

COLÁGENO HIDROLIZADO: El mejor aliado para combatir el envejecimiento cutáneo Beneficios del consumo de colágeno hidrolizado en la piel

A lo largo de los últimos 10 años, la era conocida como posgenoma humano, las investigaciones en el área de envejecimiento cutáneo se intensificaron al comprobar que los nutrientes y los compuestos bioactivos de los alimentos pueden modular las funciones celulares y moleculares de la piel.

Este avance proporcionó nuevas oportunidades para el desarrollo de terapias antienvejecimiento, incluyendo el uso de suplementos orales. Entre los compuestos más estudiados se encuentra el colágeno hidrolizado, que debido a su estructura y sus elevados tenores de prolina, glicina e hidroxiprolina, ha mostrado efecto funcional y benéfico en la piel, especialmente en la mejora de los signos clínicos del envejecimiento.

Los péptidos de colágeno actúan en la piel estimulando la proliferación de células responsables por la síntesis de colágeno, llamadas fibroblastos, esto contribuye en la producción y el aumento de la densidad y diámetro de las fibras de colágeno en la dermis. Además, disminuye la pérdida de agua en la epidermis, lo que contribuye en la mejora de la hidratación y elasticidad de la piel.

En ciertos estudios se ha demostrado que el consumo de colágeno hidrolizado reduce los efectos nocivos de la exposición a la luz ultravioleta y ayuda a disminuir las manchas producidas en la piel.

Ingerir el colágeno hidrolizado resulta eficaz para mejorar las condiciones de la piel, contribuyendo a una mejor apariencia, hidratación, elasticidad y firmeza; reduciendo de esta manera las líneas de expresión, arrugas, flacidez, piel seca e hiperpigmentada.

Sin duda, es nuestro mejor aliado para combatir el envejecimiento de la piel.

Seguinos en Facebook

revista