Cirugías estéticas ...

... tras grandes pérdidas de peso - Dr. Julio Recalde - Cirugía Estética »

Dr. Julio Recalde - Cirugía Estética

En consultorio, cada día vemos a pacientes que han tenido grandes pérdidas de peso, secundarias a ciertas cirugías (manga gástrica, baipás gástrico) o a dietas extremas.

Los pacientes refieren pérdidas de peso de 30 o más de 100 kg, y se presentan con un montón de piel redundante en varias áreas del cuerpo, sometidas a irritación, dificultad para la movilización, etc.

Aunque retirar esta piel en exceso parezca simple, debemos poner a consideración de los pacientes, el hecho de que la cirugía sigue teniendo sus limitaciones en cuanto a las áreas a intervenir y los riesgos inherentes de cada cirugía planeada.

Además, es importante que el paciente enumere las áreas que desea mejorar en orden de importancia, a modo de tratar de darle satisfacción al ofrecerle una cirugía.

Las áreas afectadas por el exceso de peso y su descenso posterior son varias: puede o no afectar al área del rostro y papada en algunos casos, y en otros estar solamente localizadas al tronco o en otros casos a las extremidades. Por supuesto, pueden darse los casos de pacientes que tienen afectadas todas las áreas del cuerpo.

Cuando planeamos una cirugía los cortes no deben ser paralelos, esto porque la piel del medio queda estirada y puede tener necrosis o abrirse.

Cirugías estéticas tras grandes pérdidas de peso

Debemos orientar al paciente, pues en su entusiasmo, no mide las consecuencias de lo que solicita. Es mejor planear varios procedimientos de medio porte, a un gran procedimiento que puede producir varias complicaciones.

Para evaluar al paciente solicitamos estudios cardiológicos, radiografía de tórax y análisis de sangre.

En la sangre vemos si hay anemia, la cantidad de proteínas, etc., puesto que muchas veces la pérdida de peso se acompaña de algún tipo de desnutrición, y un paciente desnutrido puede tener problemas durante y después de las cirugías.

La cirugía la realizamos normalmente bajo anestesia general, puesto que la mayoría de los pacientes tienen dificultades respiratorias estando acostados. La internación es de 24 horas, por lo general.

El reposo es relativo, ya que es preferible que el paciente se movilice precozmente, y que utilice medias especiales, en algunos casos, a modo de prevenir la formación de trombos y embolia.

Seguinos en Facebook

revista