Cirugía estética nasal

Dr. Julio Recalde - Cirugía Estética – Cel: (0981)164-155 »

Dr. Julio Recalde

La cirugía estética nasal siempre plantea un desafío, puesto que las expectativas de los pacientes suelen ser las más altas de todas las cirugías estéticas; es siempre importante aclarar con los pacientes el alcance y limitaciones del procedimiento que ellos solicitan. Previamente a cualquier cirugía estética nasal es conveniente hacer una evaluación de la función respiratoria nasal, ya que si hay problemas funcionales, estos pueden empeorar con la cirugía estética.

La nariz

Es el centro de la cara y un punto marcante en la autoestima del paciente y en su vida de relación, puesto que alguien que se siente avergonzado con la forma o tamaño de su nariz, tiene problemas de comunicación y de relacionamiento. Es normal que el paciente refiera en la consulta que “todo el mundo le mira”. Ese tipo de queja debe ser cuidadosamente evaluado, ya que hay quienes atribuyen un gran problema a una pequeña deformidad nasal, y otros que teniendo una nariz grande y no muy estética no se sienten incómodos con la misma.

Casos en los que se recurre a la cirugía nasal

En nuestro medio la mayoría de las cirugías nasales son de disminución, es decir, se retiran componentes de hueso y cartílago para dar una nueva forma a la nariz.

En los pacientes orientales, el tipo predominante de cirugía es la de adición (aumento), en la que se agregan componentes para conseguir una nariz más alta y con punta más definida. En los últimos años se ha insistido en cirugías conservadoras (no destructivas), donde lo que se retira de la nariz no es muy exagerado y donde todo lo que se toca sigue teniendo la función conservada. Las cirugías con narices exageradas y visiblemente tocadas ya no están de moda, pues producen muchos problemas de difícil solución, respiratorios y estéticos.

Realización de la cirugía

Se puede realizar bajo anestesia general o anestesia local y sedación. Se puede realizar la rinoplastía cerrada, que no tiene cortes externos y cuya limitación principal es que gran parte de la misma se realiza a ciegas o con visión limitada, por lo general se indica cuando se trata principalmente de la porción ósea de la nariz.

Cirugía estética nasal

La otra opción es la llamada rinoplastía abierta, en la cual se realizan cortes externos en la punta nasal, y se puede acceder a los distintos componentes de la nariz y tratarlos específicamente a cada uno de ellos; se indica principalmente en el tratamiento de la punta nasal, narices complejas y cirugías secundarias de nariz.

El posoperatorio

Suele ser poco complicado; por lo general coloco un tutor externo de yeso o plástico termo maleable, por 7 a 10 días y luego se lo entrego al paciente para que lo utilice por la noche hasta por un mes. En caso de puntos externos, estos se retiran junto con el tutor externo.

Se utilizan analgésicos de uso común ya que, contrario a la creencia popular, la nariz no suele doler en el posoperatorio. El edema (hinchazón) pasa en torno al 60% en el primer mes y los resultados finales demoran entre 6 meses y un año.

Seguinos en Facebook

revista