Cirugía del abdomen

... Dr. Julio Recalde - Cirugía Estética - Cel.: (0981)164-155 »

La cirugía del abdomen consiste en retirar el exceso de piel del abdomen en cantidad variable. Por lo general, deja una cicatriz en la parte inferior del mismo que puede mantenerse oculta con la ropa interior. En ocasiones la cicatriz puede acomodarse de otra manera, según las circunstancias particulares del paciente.

Para este tipo de cirugía, existe una prevalencia importante de pacientes del sexo femenino, mayores de 30 años, que han tenido más de un embarazo y que se encuentran con un peso corporal relativamente adecuado. El problema consiste en que la piel ha perdido la elasticidad con los sucesivos embarazos y por lo tanto puede estar floja y colgante. También, en los últimos años se ha incrementado la cantidad de pacientes que, tras presentar una considerable pérdida de peso, acuden a la consulta (post-cirugía bariátrica).

Durante la consulta se realiza un examen físico y se estima la cantidad de piel que será retirada, con esto se tendrá a su vez una idea de la extensión que tendrán las cicatrices. Se evalúa la calidad de la pared muscular, la separación muscular y la presencia de hernias y/o cicatrices que puedan traer limitaciones al resultado o dificultades mayores.

La cirugía se realiza bajo anestesia regional o general, además de un refuerzo anestésico local. Muchas veces se combina con procedimientos como lipoaspiración en otras regiones del cuerpo, por lo que normalmente se realizan antes los otros procedimientos y se finaliza con la dermolipectomía abdominal.

Una forma muy extendida de hacer la cirugía, consiste en retirar la piel de debajo del ombligo, mientras que de la parte superior se hace una lipoaspiración que permite la movilización de los tejidos, preservando la irrigación sanguínea y adelgazando la parte superior del abdomen. La forma y extensión de las cicatrices varía de acuerdo a la cantidad de piel a ser retirada, aunque básicamente una cicatriz se encuentra alrededor del ombligo y otra en la parte inferior del abdomen, que puede ser del tamaño de una cesárea o llegar hasta la región de los flancos.

Cirugía del abdomen

Al finalizar la cirugía, se coloca un tubo de drenaje que se retira a las 24 horas y se viste al paciente con una faja especial que deberá usar por 1 mes. Se estimula a la movilización temprana, pero sin realizar esfuerzos.

En el caso de las mujeres que buscan este tipo de cirugías, conviene que ya no tengan embarazos, aunque ocurre y las consecuencias no son tan abrumadoras como antes de la cirugía.

Seguinos en Facebook

revista