¿Son eficaces los...

...cigarrillos electrónicos para prevenir infartos? » Dra Victoria Chaparro Cristaldo. Cardióloga


El Cigarrillo electrónico es una alternativa al vicio del cigarrillo, destinada tanto a quienes desean seguir fumando sin inhalar las sustancias nocivas del tabaco, o cuando están fumando, desean molestar lo menos posible a quienes están a su alrededor. El aparato, únicamente vaporiza la sustancia contenida en los cartuchos, provocando la expulsión de vapor que imita al humo del cigarrillo tradicional y consiguiendo así en el usuario un efecto similar.

La Organización Mundial de la Salud advierte a los consumidores que no se reconocen a las marcas que se ostenten como terapia efectiva de remplazo o se digan reconocidas por este organismo debido a la carencia de estudios rigurosos que demuestren la efectividad del cigarro electrónico como terapia de remplazo o sus niveles de toxicidad, sin embargo, la OMS no descarta su utilidad conforme se realicen estudios a profundidad.

La Agencia de Drogas y Alimentos estadounidense, en un análisis a dos marcas encontró dos grupos de sustancias que consideró que potencialmente pueden ser dañinas: el dietilenglicol y las nitrosaminas. Mientras tanto, el departamento de salud de Canadá solo menciona la presencia de dietilenglicol y la necesidad de realizar análisis posteriores. Este estudio concluyó que en base a la información del fabricante, la composición del líquido del cartucho no es peligroso para la salud, si se usa debidamente. El departamento de sanidad neozelandés aprobó los cigarrillos electrónicos.

Los cigarrillos electrónicos por sí mismos no contienen nicotina. El uso de esta sustancia para paliar los efectos del síndrome de abstinencia queda a elección de los usuarios, y viene determinada por la carga de los cartuchos que se utilicen, o la concentración del líquido con que sean recargados.

En países donde las legislaciones son más laxas, el uso de nicotina en los cigarrillos electrónicos está permitida. Los cartuchos para cigarrillos electrónicos se ofrecen habitualmente con una gran variedad de formulaciones, con distintos sabores y colores (ej. a frutas, a menta, a café) y concentraciones de nicotina.

En los niveles más altos de concentración de nicotina, fumar cigarrillos electrónicos equivale a fumar cigarrillos de tabaco normales.

La mayoría de las compañías ofrece también una gama de opciones más suaves, incluyendo cartuchos completamente sin nicotina.

Seguinos en Facebook

revista