Cifras y ...

... atención al paciente con VIH - Dra. Zully Suárez - Infectóloga Pediatra

Cifras sobre el VIH

En el mundo viven con el VIH, 36.7 millones (30.8 millones – 42.9 millones) de personas según las estimaciones de ONUSIDA en el año 2016, con un registro de nuevas infecciones de 1.8 millones (1.6 millones – 2.1 millones), de las cuales 160.000 (100.000 - 220.00) se observaron en menores de 15 años. Las muertes relacionadas al VIH fue de 1.0 millón (830.000 a 1.2 millones).
En América Latina 1.8 millones (1.4 - 2.1 millones) vivían con el VIH. Se produjeron aproximadamente 97.000 (79.000 – 120.000) nuevos diagnósticos de VIH. 36.000 (28.000 – 45.000) personas fallecieron por causas relacionadas con el VIH. Entre 2010 y 2016 las muertes relacionadas al VIH experimentaron un descenso del 12%. La cobertura de tratamiento en 2016 llegó al 58% (42 - 72%) de todas las personas que vivían con el VIH en América Latina. Se produjeron 1.800 (1.300 – 2.400) nuevos diagnósticos de VIH en niños. ONAIDS/2017.

El tratamiento antirretroviral

Ha sido el mayor contribuyente en la disminución del 48% de las muertes por el VIH en el mundo, con un pico de 1.9 millones (1.7-2.2 millones) en el año 2005 y 1.0 millón (830.000 a 1.2 millones) en el año 2016. Anualmente se presentan 100.000 nuevas infecciones y 50.000 fallecidos por causas relacionadas al sida. Acelerar la respuesta al VIH/sida en las Américas, reducir en un 74% los casos nuevos de VIH para 2020 y disminuir en un 62% las muertes (OPS/OMS. 2016), son metas asumidas por los países comprometidos en avanzar en el control del VIH.

Cifras de nuestro país

Desde el inicio de la epidemia en nuestro país en el año 1985 hasta el año 2017 estaban registradas un total de 18.247 personas con diagnóstico de VIH, de las cuales 5.586 estaban categorizadas como sida. En el año 2017 se registraron 1.443 nuevos diagnósticos de VIH, de los cuales 392 fueron categorizadas como sida. La promoción de los servicios de salud que realizan el testeo es fundamental, acompañada de información y educación a los usuarios.
Las pruebas de detección y el asesoramiento deben ser de carácter voluntario y ajustarse a las llamadas «cinco C»: consentimiento, confidencialidad, consejo (asesoramiento), corrección (garantía) de los resultados de las pruebas y conexión con los servicios asistenciales, terapéuticos y preventivos.

Los principales principios sobre las pruebas de detección del VIH

Los usuarios deberán dar su consentimiento informado antes de que se les practiquen las pruebas de detección del VIH y deben recibir asesoramiento pertinente. Los servicios de detección y asesoramiento tienen carácter confidencial. Se le deberá plantear al paciente a quién más desea informar y de qué modo quiere que se transmita esa información.
Las pruebas y el asesoramiento iniciado por el profesional deberán recomendarse para todos los usuarios (adultos, adolescentes y niños) que acudan a cualquier tipo de establecimiento sanitario: servicios médicos y quirúrgicos; clínicas de ITS, hepatitis o TB; establecimientos públicos y privados; centros hospitalarios y ambulatorios; servicios médicos móviles o de extensión; servicios de atención a las embarazadas (centros de atención prenatal, planificación familiar y salud materno infantil); servicios dirigidos a las poblaciones clave; servicios de atención a lactantes y niños; y servicios de salud.

Transición de niños y adolescentes de la atención pediátrica a la de adultos

Los niños y las niñas que nacen y viven con VIH en los últimos años están entrando a la adolescencia y alcanzando la edad adulta. Dentro del sistema de salud, se considera como «transición», al paso de los adolescentes con enfermedad o condición crónica desde pediatría a una unidad médica de población adulta. Este proceso requiere flexibilidad, entre los servicios tratantes y planeación previa por parte del equipo pediátrico, en conjunto con los pacientes, sus familiares y el personal médico de los servicios de población adulta. La necesidad de un plan de transición para los adolescentes que viven con VIH a las unidades de personas adultas viene condicionada por el alto número de fracasos en el seguimiento y adherencia tras el paso a estas unidades.

Lista de conocimientos y habilidades del adolescente para realizar la transición clínica de adultos
  • Conocimientos básicos de la infección por VIH, incluido pronóstico y tratamiento: identificar síntomas o signos que requieran asistencia médica urgente; describir su situación actual y las posibles complicaciones; tener conciencia de la importancia del tratamiento y de su cumplimiento; identificar la función del médico de familia y del personal especialista.
  • Conocimientos básicos sobre la transmisión de la infección por VIH, y particularmente ser capaz de comprender las implicaciones que tiene la infección sobre las relaciones sexuales y la reproducción.
  • Conocimiento de medidas preventivas. Actividad sexual responsable y conocimiento de métodos de planificación familiar.
  • Ser consciente de los efectos nocivos del alcohol y las drogas, y los beneficios del ejercicio y de la nutrición adecuada.
  • Tener conocimiento de redes de apoyo.
  • Educación vocacional y planes de carrera.
  • Apoyo familiar. Vivienda o planes para una vida independiente
Seguinos en Facebook

revista