La celiaquía y ...

... su relación con otras enfermedades - Lic. Betharram Scarone Casco – Nutricionista »

Lic. Betharram Scarone Casco – Nutricionista Qué es la celiaquía

Se define como una sensibilidad al gluten, que aparece en personas susceptibles genéticamente y se clasifica como de naturaleza autoinmune. Aunque los síntomas predominantes son de tipo digestivo, se acompaña con relativa frecuencia de otras enfermedades extradigestivas que constituyen, en conjunto, un cuadro clínico bastante complejo. Se trata, por tanto, de una enfermedad compleja y muy “camaleónica” que puede ser silenciosa, aunque no siempre, pero sin embargo puede derivar y asociarse con otras enfermedades, incluso con algún tipo de cáncer. Desafortunadamente muchas personas que sufren la enfermedad la desconocen por completo y tardan muchos años en poder ser diagnosticadas, debido entre otras razones, a la ausencia de síntomas característicos o a que presentan molestias poco habituales.

La celiaquía y otras enfermedades autoinmunes

La celiaquía es una enfermedad autoinmune y como tal, puede derivar y asociarse con otras enfermedades autoinmunes, algunas cursan con afección cutánea, diversos tipos de dermatitis entre las que la más característica es la dermatitis herpetiforme, diversas formas de psoriasis, osteoporosis, poliartritis, anemia, miopatía, neuropatías y la complicación más grave, que es el linfoma intestinal.

Incidencia y síntomas

Los expertos afirman que la enfermedad celíaca es un trastorno mucho más común de lo que se suele pensar, ya que afecta tanto a niños como adultos de todas las edades. La relación mujer/varón es de dos diagnósticos en mujeres por cada diagnóstico en hombres. Es de suma importancia consultar con un especialista del aparato digestivo ante cualquier signo o síntoma que se presente, ya que un diagnóstico precoz evita las complicaciones severas (ya mencionadas más arriba) por la ingesta de gluten. El diagnóstico definitivo se realiza mediante biopsia intestinal.

¿El celíaco nace con el trastorno o se presenta repentinamente?

La celiaquía es una condición claramente genética, aunque no se manifiesta habitualmente en el momento del nacimiento (son muy escasos los casos sobre ello), ya que se va desarrollando poco a poco, a lo largo de la vida, pero es cierto que en la infancia (especialmente en los 2 primeros años de la vida) se diagnostican los casos más severos, desde el punto de vista de la sintomatología clínica.

Los síntomas

Aparecen a cualquier edad de la vida, con predominio en la edad adulta a partir de los 20 años, pero también pueden aparecer, hasta en un 20%, a partir de los 60 años e incluso, excepcionalmente, a los 80 años, debido a múltiples causas, con influencias no solo alimenticias, sino también ambientales. Actualmente se sabe que es mucho más frecuente en adultos, que en niños. Cabe destacar que en las mujeres son muy frecuentes los trastornos hormonales, por ejemplo: menstruación escasa y/o abundante, retrasos en su aparición, baches amenorreicos, abortos de repetición, presencia de infertilidad (tanto masculina, como femenina).

La celiaquía y su relación con otras enfermedades ¿Qué se entiende por gluten y en qué alimentos se encuentra?

El gluten es simplemente una proteína de pequeño tamaño que se encuentra en la harina de diversos cereales, fundamentalmente el trigo, pero también el centeno, la cebada y la avena (TACC). Los dos cereales que no contienen gluten son el maíz y el arroz y con ellos, se fabrican los alimentos que consumen los celíacos y constituyen lo que los especialistas en Aparato Digestivo designan como “dieta sin gluten” (Libre de TACC), que es la alimentación que deben seguir de forma estricta, rigurosa y mantenida de por vida.

Hay que advertir a los pacientes celíacos que no sólo deben tener cuidado de no ingerir gluten en su alimentación, también deben saber que el almidón de trigo y otros cereales son comúnmente utilizados en la fabricación de cápsulas y comprimidos y, por tanto, siempre que una persona celíaca tome un medicamento debe consultar si este contiene gluten. Por ello se debe tener claro que ante cualquier duda que le pueda surgir a un paciente, se interiorice sobre el producto con el médico de cabecera y aprendan a leer los etiquetados antes de comprar cualquier tipo de suplemento o medicamento, y así poder consumirlo con total tranquilidad.

Los sellos “Sin gluten”

Son una garantía para celíacos y sensibles al gluten. Es importante aprender a identificarlos y entender también las normas del etiquetado que permiten identificar como productos “Sin gluten” a todos aquellos que contengan como máximo 20 ppm. Los productos sin gluten, etiquetados específicamente, son aquellos que contienen un máximo de 20 partículas por millón de gluten. Por encima de esa cantidad NO pueden estar etiquetados como libres de gluten y en el caso de que contengan trazas (una cantidad minúscula de gluten en una mezcla), tampoco pueden etiquetarse como “Sin Gluten”.

¿Qué es la Sensibilidad al Gluten No Celíaca?

Desde hace unos veinte años se ha descrito otra entidad que se denomina “Sensibilidad al Gluten No Celíaca” (SGNC) que se parece muchísimo a la celíaca y clínicamente se comporta prácticamente como la enfermedad celíaca, pero las pruebas diagnósticas dan negativas para celiaquía. En esta entidad encajan muchos de esos pacientes que no cumplen los criterios de celíacos y que no están en las estadísticas, son intolerantes al gluten, y la prevalencia es como un 10-15%, no es tan alarmante, pero si importante tratarla a tiempo.

Contando los pacientes celíacos y los de SGNC, podríamos señalar que 1 de cada 5 personas tiene o puede desarrollar problemas relacionados con el gluten a lo largo de sus vidas.

Seguinos en Facebook

revista