Causas prevenibles ...

... de la ceguera - Dr. Marco Bordón – Oftalmólogo, Esp. en córnea y superficie ocular »

La ceguera se considera como la falta de visión. También se puede referir a la pérdida de la visión que no se puede corregir con lentes convencionales o con lentes de contacto. La ceguera parcial significa una visión muy limitada. La ceguera completa significa que no es posible ver nada, ni siquiera la luz.

Con arreglo a la Clasificación Internacional de Enfermedades, la función visual se subdivide en cuatro niveles: 1-Visión normal. 2- Discapacidad visual moderada. 3- Discapacidad visual grave. 4- Ceguera. La discapacidad visual moderada y la discapacidad visual grave se reagrupan comúnmente bajo el término «baja visión»; la baja visión y la ceguera representan conjuntamente el total de casos de dis-capacidad visual.

Las principales causas de ceguera crónica son las cataratas, el glaucoma, la degeneración macular relacionada con la edad, las opacidades corneales, la retinopatía diabética, el tracoma y las afecciones oculares infantiles, como las causadas por la carencia de vitamina A. Los errores de refracción (mio-pía, hipermetropía y astigmatismo no corregidos) constituyen un alto porcentaje de discapacidad vi-sual.

La ceguera relacionada con la edad y la debida a la diabetes no controlada están aumentando en todo el mundo, mientras que la ceguera de causa infecciosa está disminuyendo gracias a las medidas de salud pública. Alrededor del 80% de los casos de ceguera son prevenibles o tratables.

Causas

Soy como soy

Vicios de refracción: Son alteraciones en la forma en que el ojo enfoca y pueden causar disminución de la visión. Los vicios de refracción son: Hipermetropía, Miopía y Astigmatismo. Los pacientes con altos grados de ametropías podrían tener una importante discapacidad visual. La mayoría de los vicios de refracción pueden ser corregidos con anteojos, lentes de contacto y cirugías refractivas. En los ni-ños es importante corregir los vicios de refracción para permitir un normal desarrollo visual.

Retinopatía diabética: Es el daño de la retina, considerada una complicación de la diabetes de larga data y mal controlada. Se posiciona como una de la principales causas de ceguera irreversible a nivel mundial. Se produce por el daño de los vasos sanguíneos de la retina, que es el tejido que capta las imágenes y se ubica en la parte posterior de los ojos. El daño vascular lleva a una mala oxigenación de la retina y puede acompañarse de acumulación de líquido y sangrados.

Puede afectar a tanto a diabéticos tipo 1 como tipo 2, también en mujeres embarazadas con diabetes. Normalmente no da síntomas en etapas iniciales, por lo cual todo diabético debe tener un examen con dilatación de pupilas para obtener un diagnóstico temprano. Lo más importante es la prevención, man-tener los niveles de azúcar (glicemia) en rango normal, controlar de la misma manera los niveles de presión arterial, colesterol, peso y evitar fumar ayudan a disminuir el riesgo de pérdida visual.

En los pacientes se imponen controles bien establecidos e instaurar los tratamientos necesarios (medi-camentos o quirúrgicos) para preservar la visión. Con un estrecho control de la diabetes la mayoría de los casos apenas requeriría controles.

Cataratas: Dentro del ojo existe una lente natural denominada cristalino. El cristalino transparente permite enfocar claramente la luz sobre la retina lo que se traduce en una visión nítida. La catarata es la condición de opacidad o enturbamiento del lente o cristalino. Las cataratas se desarrollan como parte del proceso natural de envejecimiento, por lo que, eventualmente, todos estamos en riesgo de desarrollarlas. Los síntomas iniciales consisten en visión borrosa, disminución o cambio del brillo o color de las cosas. Muchas personas describen la visión con cataratas como algo similar a ver a través del parabrisas sucio de un auto. En casos avanzados lleva a la ceguera.

Los siguientes factores incrementan su riesgo de desarrollar cataratas: Edad avanzada, diabetes, antecedentes familiares de cataratas, prolongada exposición a la luz del sol, fumar, obesidad, hipertensión arterial, previas lesiones o inflamaciones en el ojo, previa cirugía ocular, uso prolongado de esteroides (especialmente la combinación de esteroides inhalados y esteroides de uso oral).

Mientras que las cataratas son una de las causas más comunes de pérdida de visión, es reversible mediante cirugía, que consiste en la extracción del cristalino opaco y el implante de una lente intraocu-lar. Si su estilo de vida y sus actividades no han cambiado de manera significativa, es posible que no haya necesidad de remover la catarata. En algunos casos, el cambio de graduación de sus anteojos podría ayudar a mejorar su visión. Contrario a la creencia popular, una catarata no tiene que estar "madura" para ser removida. Sin embargo, una vez que se diagnostican cataratas, el oftalmólogo debe observar con regularidad si hay cambios en su visión.

Ya que la mayoría de casos de cataratas son parte del proceso normal de envejecimiento, éstas no son reversibles. No hay medicamentos ni gotas para los ojos que hagan desaparecer las cataratas. La cirugía es el único tratamiento.

Glaucoma: Es una enfermedad que produce daño a nivel del nervio óptico del ojo. El nervio óptico es como un cable que está formado por muchas fibras nerviosas y se encarga de conectar la retina al cerebro, donde estas señales se interpretan como las imágenes que vemos. El ojo produce normalmente un líquido claro llamado humor acuoso. Para mantener una presión constante y normal en el ojo, éste produce continuamente una pequeña cantidad de humor acuoso, mientras que una cantidad igual del líquido sale del ojo. Cuando el humor acuoso no fluye hacia afuera del ojo correctamente, la presión del líquido que queda en el ojo aumenta y, con el tiempo, causa daños a las fibras del nervio óptico.

En síntesis las causas del glaucoma incluyen una tensión ocular elevada (llamada presión intraocular o PIO) debido a la incapacidad del ojo de drenar líquido de manera eficiente y como consecuencia el daño de fibras del nervio óptico.

Generalmente, cuando el glaucoma se desarrolla no presenta ningún síntoma temprano y la enferme-dad progresa lentamente. De esta manera, el glaucoma puede robar campo visual gradualmente para finalmente en casos no tratados acabar en ceguera. El daño producido en el nervio óptico es irreversi-ble pero afortunadamente, una detección y tratamiento (bien sea con gotas para los ojos, una cirugía de glaucoma o ambas) pueden ayudar a preservar la visión.

Haciendo un análisis de las patologías mencionadas anteriormente y que potencialmente producen ce-guera, vemos que en los estadios precoces estas no producen mayores síntomas, pero podrían estar avanzando de manera silenciosa, es por ello que los controles periódicos son de vital importancia para el diagnóstico y tratamiento precoz de las enfermedades oculares.

Seguinos en Facebook

revista