Factores de riesgo ...

... cardiocerebrovascular - Dra. Victoria Chaparro Cristaldo - Cardióloga »

Dra. Victoria Chaparro Cristaldo - Cardióloga

Los factores y marcadores de riesgo cardiovascular, son los que se asocian a una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular: colesterol, diabetes, hipertensión, tabaquismo, herencia genética, estrés, obesidad, y sedentarismo. Según la OMS, las enfermedades cardiovasculares causan el fallecimiento de más de 17 millones de personas en el mundo cada año.

Manifestación de las enfermedades cardiocerebrovasculares

Pueden manifestarse de muchas formas: presión arterial alta, enfermedad arterial coronaria, enfermedad valvular, cefaleas y mareos continuos, accidente cerebrovascular (derrame cerebral) y arritmias cardíacas. La enfermedad arterial coronaria, la forma más frecuente de enfermedad cardiovascular, es la principal causa de muerte en la actualidad.

Los factores de riesgo

Cuantos más factores de riesgo tenga una persona, mayores serán sus probabilidades de padecer una enfermedad del corazón.

  • Hipertensión arterial: las personas hipertensivas que además son obesas, sedentarias, fuman o tienen niveles elevados de colesterol en sangre, tienen un riesgo mucho mayor de sufrir una enfermedad del corazón o un accidente cerebrovascular.
  • Colesterol elevado: cuando la sangre contiene demasiadas lipoproteínas de baja densidad (LDL o «colesterol malo»), comienza a acumularse sobre las paredes de las arterias formando una placa e iniciando así el proceso de la enfermedad denominada «aterosclerosis». Cuando se acumula placa en las arterias coronarias que riegan el corazón, existe un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón, el cerebro y otros sistemas vasculares.
  • Diabetes: los problemas del corazón son la principal causa de muerte entre diabéticos, especialmente aquellos que sufren de diabetes del adulto o tipo II (también denominada «diabetes no insulinodependiente»).
  • Obesidad y sobrepeso: puede elevar el colesterol y causar presión arterial alta y diabetes.
  • Tabaquismo: aumenta apreciablemente el riesgo de enfermedad cardiovascular y de enfermedad vascular periférica. El tabaquismo eleva la frecuencia cardíaca, endurece las grandes arterias, puede causar irregularidades del ritmo cardíaco, y elevar la presión arterial.
  • Inactividad física o sedentarismo: las personas inactivas tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón. El ejercicio regular ayuda a mantener un peso saludable, controlar los niveles de colesterol, la diabetes, posiblemente disminuya la presión arterial, fortalece el músculo cardíaco y hace más flexibles las arterias.
  • Sexo: por lo general, los hombres tienen un riesgo mayor que las mujeres de sufrir un ataque al corazón. La diferencia es menor cuando las mujeres comienzan la menopausia, porque las investigaciones demuestran que el estrógeno ayuda a proteger de las enfermedades del corazón. Las enfermedades cardiovasculares afectan a un número mayor de mujeres que de hombres y los ataques cardíacos son por lo general, más graves en las mujeres que en los hombres
  • Herencia: si los padres o hermanos padecieron de un problema cardíaco o circulatorio antes de los 50 años de edad, la persona tiene un mayor riesgo cardiovascular que alguien sin esos antecedentes familiares.
  • Edad: aproximadamente 4 de cada 5 muertes debidas a una enfermedad cardíaca se producen en personas mayores de 65 años de edad. Con la edad, la actividad del corazón tiende a deteriorarse. Puede aumentar el grosor de las paredes del corazón, las arterias pueden endurecerse y perder su flexibilidad.
Factores contribuyentes
  • Estrés: aún se están estudiando los efectos del estrés emocional, los hábitos y la situación socioeconómica en el riesgo de sufrir enfermedades cardiocerebrovasculares y ataque cardíaco. Las situaciones estresantes aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial, aumentando la necesidad de oxígeno del corazón.
  • Hormonas sexuales: parecen desempeñar un papel en las enfermedades del corazón. Entre los 40 y 65 años de edad, cuando la mayoría de las mujeres pasan por la menopausia, aumentan las probabilidades de que una mujer sufra un ataque al corazón. Y, a partir de los 65 años de edad, las mujeres representan aproximadamente la mitad de todas las víctimas de ataques cardíacos.
  • Anticonceptivos orales: las primeras píldoras anticonceptivas contenían niveles elevados de estrógeno y progestágeno, y tomarlas aumentaba las probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular o un ataque cerebral, especialmente en mujeres mayores de 35 años que fumaban. Los anticonceptivos orales de hoy contienen dosis mucho menores de hormonas y se consideran seguros en mujeres menores de 35 años de edad que no fuman ni sufren de hipertensión. Según la Asociación Americana del Corazón, las mujeres que toman anticonceptivos orales deben realizarse chequeos anuales que incluyan un control de la presión arterial, los triglicéridos y glicemia en sangre.
  • Alcohol: estudios demuestran que el riesgo cardiovascular es menor en las personas que beben cantidades moderadas de alcohol que en las personas que no beben. Pero excederse de un consumo puede ocasionar problemas como hipertensión, accidentes cerebrovasculares, latidos irregulares y cardiomiopatía.
Factores de riesgo cardiocerebrovascular Consejos

-Es fundamental la visita a su médico una o dos veces al año para controles de rutina.
-Si se eliminan los factores de riesgo que pueden cambiarse y si se controlan adecuadamente los que no pueden cambiarse, es posible reducir apreciablemente el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón.

El estilo de vida saludable es una opción valida, para el autocuidado y una vejez saludable y feliz.

EL CORAZÓN NOS DA CANTIDAD DE VIDA. EL CEREBRO NOS PROPORCIONA CALIDAD DE VIDA.

Seguinos en Facebook

revista