Cáncer diferenciado ...

... de tiroides - Prof. Dr. Jorge A. Jara Yorg - Esp. en Clínica Médica, Endocrinología y Medicina Nuclear. Tel.: 297- 462 »

El cáncer diferenciado de tiroides (CDT) constituye la neoplasia endocrina más frecuente con una incidencia anual que oscila entre el 0.5 y el 10% por cada 100.000 habitantes/año en diferentes partes del mundo. Incluye el carcinoma papilar y folicular, ambas derivadas de las células foliculares tiroideas. Se pueden subclasificar en diversos grupos de acuerdo a sus características histológicas.

La prevalencia del cáncer diferenciado de tiroides es de 2 a 4 casos por cada 100 mil personas en la población general. El 90% de todos los cánceres de tiroides, corresponden al carcinoma diferenciado de tiroides que se caracteriza por un crecimiento lento y con una mortalidad que varía entre el 8% al 15%, representando el 0.4 - 0.6 por cada 100.00 personas, o el 0.3 – 0.4% de todos los cánceres.

La forma primaria de diseminación es por vía linfática. La diseminación a distancia por vía vascular es rara, pero cuando ocurre afecta huesos, pulmones, cerebro, riñones, cerebelo, tejidos blandos y otras estructuras en el cuello como tráquea, esófago, nervio laríngeo recurrente y laringe.

Los múltiples cánceres intralobulares son considerados como metástasis intratiroideos, pero podrían ser células no metastásicas y tratarse de tumores multifocales. El tratamiento es la tiroidectomía total o casi total con ablación del remanente tiroideo y las metástasis con yodo radiactivo. El cáncer diferenciado de tiroides posee excelente pronóstico después de dichos tratamientos.

Tratamiento quirúrgico

En todo tumor igual o superior a 1 cm se realiza una tiroidectomía total o prácticamente total, con vaciamiento del compartimiento central y exploración de las restantes cadenas ganglionares regionales, con vaciamiento ganglionar extenso cuando es evidente su afectación.

Ablación del remanente - Manejo del cáncer de tiroides

Se plantea la determinación de tiroglobulina como el marcador más sensible en el seguimiento de pacientes con cáncer diferenciado de tiroides. En múltiples dosis logra la estimulación de la tirotropina (hormona estimulante de la tiroides) con un costo mucho menor y los resultados son casi similares. El rastreo corporal total (RCT) se realiza sin tratamiento con hormona tiroidea. Previa a la administración radioyodo, se realiza una analítica con determinaciones de tiroxina (FT4), tirotropina (TSH), tiroglobulina (Tg) y anticuerpos antitiroideos. Aproximadamente una semana después del rastreo corporal total, el paciente es ingresado en la Unidad de Terapéutica Metabólica (Centro de Diagnóstico y Tratamiento Nuclear - CEDIN SRL) para recibir la dosis ablativa de radioyodo, previa dieta con restricción de la sal.

Cáncer diferenciado de tiroides

Seguimiento de los pacientes

Los métodos utilizados en el seguimiento de los pacientes con cáncer diferenciado de tiroides son: la exploración física, la ecografía cervical, el rastreo corporal total con radioyodo y la determinación de tiroglobulina, siendo los dos últimos los más específicos para la detección de recidivas. Luego de la intervención quirúrgica, se iniciará el tratamiento sustitutivo con hormona tiroidea. Es importante evaluar el tipo de cirugía hecha, el tratamiento con radioyodo (131I) y la adición de L-tiroxina después de la cirugía, para lograr una alta calidad de vida del paciente. El dosaje de tiroglobulina en sangre y la prueba controlada aleatorizada (RCT) deben ser hechos cada 6 a 12 meses por 5 años.

Criterios de curación

Criterio quirúrgico de curación probable: No evidencia clínica de enfermedad activa, rastreo corporal total (RCT) negativo (sin T4), Tg < 1ng/ml, Rx. tórax y ECO cervical normal, ausencia de anticuerpos anti-Tg . Estos criterios se establecen 6 meses después de la ablación de los restos con radioyodo.

Seguinos en Facebook

revista