Cáncer bucal ...

... Dra. Ana Campuzano – Odontóloga »

El cáncer bucal es una patología de la que se habla poco, pero que tiene una tasa alta de incidencia en nuestro país.

Dentro de las estadísticas a nivel mundial corresponde al 3 % del total de los cánceres. En nuestro país aumenta cada año, al igual que otras patologías como el cáncer de mama y el de cuello uterino.

Este tipo de cáncer implica un proceso de evolución celular, que con sólo conocer y observar la mucosa bucal, se puede prevenir.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es cualquier cosa que cambie las probabilidades de que una persona padezca alguna enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen distintos factores de riesgo.

Se debe tener en cuenta:

  • Manchas o placas blancas que no se desprendan fácilmente.
  • Heridas que duran dos o tres semanas.
  • Lesiones rojas sangrantes que pueden o no doler.
  • Sensación de adormecimiento en cualquier lugar de la boca.
  • Alteraciones en la lengua.
  • Crecimiento localizado.
  • Un bulto en el cuello.
  • Dificultad para tragar.
  • Ronquera persistente.
Cáncer bucal

Si pasado un promedio de dos o tres semanas, estas lesiones no se resuelven espontáneamente, o si se hubiera encontrado un probable factor de la causa, y se corrige ese factor, pero de todas formas, pasado un tiempo prudencial no se resuelve, se recomienda hacer la toma de muestra de biopsia para descartar cualquier posibilidad.



TRATAMIENTO

El tratamiento va desde cirugías resectivas a veces muy cruentas, pasando además por radioterapia y quimioterapia.

El cáncer de boca provoca dos muertes por día en países de América Latina. El 60% de los casos se detectará en etapas avanzadas.

Es importante recalcar que todos los cánceres a nivel bucal se pueden llegar a prevenir e incluso eliminar de la población paraguaya.

UN AUTO EXAMEN ES NECESARIO PARA PREVENIR

Descripción de la metodología del autoexamen

  • Observe y palpe la mucosa del carrillo, hasta la encía superior e inferior.
  • Observe y palpe el labio con suavidad para ver o tocar cualquier alteración.
  • Observe y palpe la mucosa del carrillo, hasta la encía posterior.
  • Observe y palpe el fondo del vestíbulo, la encía anterior y la mucosa.
  • Observe el paladar duro y blando o bóveda palatina.
  • Mire la úvula o campanilla.
  • Eleve la punta de la lengua, obsérvela y pálpela, así como la superficie ventral y la región sublingual.
  • Saque la lengua y muévala de un lugar a otro, después pálpela suavemente.
  • Observe también el cuello en toda su extensión y palpe en ambos lados buscando aumento de volumen o asimetrías.

Si después de realizar el autoexamen, encuentra una lesión anteriormente descrita por favor, consulte con su odontólogo de confianza.

Seguinos en Facebook

revista