Qué son los ...

... CÁLCULOS BILIARES - Dr. José María Masi – Gastroenterólogo »

En muchos pacientes, los cálculos biliares permanecen asintomáticos. No obstante, cuanto más tiempo hayan estado presentes, mayor será la probabilidad de que causen complicaciones. Al cabo de 20 años, la mayor parte de estas personas, acabarán por experimentar síntomas. Los cálculos pueden llegar a obstruir el orificio de salida de la vesícula biliar y dar lugar a trastornos de carácter serio. Si afecta a personas mayores, el tratamiento puede ser mucho más difícil, sobre todo si tienen otros problemas médicos.

LA VESÍCULA BILIAR Y LOS CÁLCULOS BILIARES

La vesícula biliar es un órgano en forma de saco, situado debajo del hígado, en la región superior derecha del abdomen. Está conectada al tubo que conduce la bilis desde el hígado hasta el intestino. La bilis se produce en el hígado y se almacena en la vesícula biliar hasta su utilización para la digestión de las grasas.

Cuando la bilis contiene un exceso de colesterol, se espesa y endurece hasta formar pequeños cristales y posteriormente los cálculos biliares. Su tamaño y consistencia son variables.

FACTORES DE RIESGO

Aunque pueden presentarse a cualquier edad, son más frecuentes en personas mayores. Se consideran grupos con mayor riesgo:

  • Personas que tienen familiares con cálculos biliares.
  • Personas con obesidad.
  • Personas con diabetes.
  • Personas con altos niveles de colesterol o grasa en la sangre.
  • Mujeres en tratamiento con medicinas que contienen estrógenos (anticonceptivos) o embarazadas.
  • Personas con una inflamación intestinal crónica (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa).
  • Quienes tienen una dieta baja en calorías y han perdido peso recientemente de manera muy rápida.

SÍNTOMAS

Muchas personas con cálculos biliares no tienen ningún síntoma. Los cálculos biliares con frecuencia se descubren cuando se toman radiografías de rutina, en una cirugía abdominal u otro procedimiento médico.

Qué son los CÁLCULOS BILIARES

Sin embargo, si un cálculo grande bloquea un tubo o conducto que drena la vesícula, puede causar inflamación y dolor en la parte superior derecha del abdomen, el hombro derecho o entre los omóplatos, que puede durar desde unos pocos minutos hasta varias horas. Otros síntomas incluyen; náuseas y vómitos, fiebre y escalofríos, coloración amarillenta de la piel y de la esclerótica de los ojos (ictericia). La inflamación de la vesícula biliar se denomina colecistitis.

POSIBLES COMPLICACIONES

El bloqueo del conducto cístico o conducto colédoco por cálculos biliares, puede causar los siguientes problemas:

  • Colecistitis aguda: inflamación repentina de la vesícula biliar que causa dolor abdominal intenso.
  • Colecistitis crónica: es causada por ataques repetitivos de colecistitis aguda (repentina).
  • Colangitis: hinchazón o infección del conducto colédoco, que transporta la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y los intestinos.
  • Coledocolitiasis: ocupación total o parcial del conducto colédoco por cálculos, produciendo obstrucción del mismo.
  • Pancreatitis: hinchazón o infección del páncreas.

TRATAMIENTO

Si tiene cálculos biliares, pero no tiene dolor, tiene buenas probabilidades de que los cálculos no sean un problema. Una vez que tiene un ataque de vesícula biliar, la probabilidad de tener otro es alta (de alrededor del 70%). Muchos médicos sugerirán una cirugía para extraer su vesícula biliar y prevenir un ataque futuro. Si la vesícula está irritada o inflamada, la mayoría de los médicos querrán extraerla de inmediato. La cirugía es segura y efectiva. Sin cirugía, la vesícula biliar puede infectarse. Es posible que incluso reviente y provoque aún más problemas. Hay disponibles otros tratamientos para las personas que tienen un alto riesgo en la cirugía, porque son mayores o tienen problemas del corazón o una enfermedad pulmonar. Sin embargo, los cálculos biliares, por lo general, vuelven a aparecer cuando no se los trata con cirugía.

Los médicos recomiendan, para evitar la formación de los cálculos biliares, mantener un peso ideal, evitar comidas grasosas o que causen indigestión y reducir alimentos que producen colesterol.

Seguinos en Facebook

revista