El asma en el verano ...

... Dr. Bernardo Sánchez – Pediatra neumólogo »

En verano los niños se encuentran fuera de la escuela y es lógico que realicen actividades fuera de la casa y muchas veces a la intemperie. Muchos chicos asmáticos en esta época tienden a suspender su medicación o reducen la toma de sus medicamentos, por lo que se encuentran en un riesgo mayor de desarrollar serios síntomas de ataques de asma. ¿El asma tiene vacaciones?. Todo indica que ésto no se aplica a la realidad.

Es muy importante que las personas que padecen asma continúen durante el verano con los medicamentos para el control de la misma, para prevenir las crisis, aún sin tener ningún síntoma respiratorio. En esta época del año, por varios motivos, existen mayores riesgos de sufrir graves síntomas de la enfermedad, dejar de lado los medicamentos producen un gran aumento de hospitalizaciones y visitas a las guardias médicas debido al asma, en especial en niños pequeños y adultos jóvenes.

En el verano persisten muchos desencadenantes del asma como: polen, polvo, caspa de animales; la humedad que incrementa la concentración de ácaros en el aire; los cambios bruscos de temperatura propiciados por las instalaciones con aire acondicionado que afectan a los bronquios inflamados de los asmáticos; y otros como el humo y el ejercicio.

El asma es una compañía constante, por lo que no es aconsejable utilizar las vacaciones como una excusa para dejar de tomar los medicamentos. Aunque en verano los síntomas más frecuentes del asma no suelen aparecer, la falsa sensación de control de la enfermedad puede llevar a los pacientes a relajarse, y por ende, se relaja el seguimiento del tratamiento prescrito, sobre todo si los niños se encuentran bien.

Algunas recomendaciones que los especialistas suelen aconsejar:

El asma en el verano
  • Los padres, cuidadores y niños deben ser convenientemente informados sobre los riesgos de suspender la medicación a largo plazo.
  • La medicación debe estar en un lugar visible para integrarla dentro de la rutina diaria.
  • Es aconsejable hacer una visita a su pediatra, aprovechando que los chicos están fuera de la escuela por vacaciones, para actualizar los controles y tratamientos.
  • Este es un buen período para aprender o recordar cómo evitar los disparadores de los ataques asmáticos. Cada paciente responde de forma diferente a los diferentes disparadores. El pediatra le puede ayudar a planear cómo responder ante ello.
  • Tener a mano siempre los inhaladores cuando el niño sale a correr o practicar algún deporte al aire libre. Estar atento cuando se haga un llamado de alerta por polución excesiva en el ambiente.
  • En caso de viajar en avión, es aconsejable transportar la medicación en el equipaje de mano y llevar la receta médica.
Seguinos en Facebook

revista