Cuando la ansiedad ...

... no nos deja adelgazar >> Lic. Adriana Vargas

1-¿Cómo podemos controlar la ansiedad?

Una vez que iniciamos un plan de alimentación para bajar de peso, la mejor forma de que los niveles de ansiedad sean bajos es que todos los alimentos deben estar incluidos, a que me refiero; por ejemplo un régimen muy bajo en calorías o uno sin hidratos de carbono hace que nos sintamos con mucha ansiedad ya que es una necesidad biológica y el cuerpo se defiende, una de las manifestaciones es las ganas de dulce, pan etc.

Por otro lado es muy importante ponerse objetivo con el descenso de peso real y alcanzable, porque el querer bajar excesiva cantidad de kilos crea cierta expectativa falsa, y también, hay que ser consciente que como todo proceso en la vida, el plan de alimentación para bajar de peso no va a ser perfecto. Van a presentarse recaídas, debemos aprender de ellas y continuar de forma normal y tranquila, sin morirse de hambre al día siguiente para “compensar” el haber salido del camino.

2-¿Qué siente uno al tener ansiedad?

La ansiedad esta muy ligada al apetito, que es el deseo de comer algo específico (vale la pena diferenciar apetito de hambre, que es la manifestación biológica que indica la necesidad de alimento), generalmente son ganas de algo dulce, algo sustancioso. Se siente en la cabeza y es muy difícil de controlar.

3-Si la persona esta siguiendo una dieta controlada ¿se puede dar el gusto de comer eso que desea?

Hay que evaluar cada paso en particular, si la persona no tiene problema para controlar las cantidades la idea es incorporar todos los alimentos, es más, lo ideal es que vaya aprendiendo a comer las cosas que le apetecen dentro de un menú equilibrado. En el proceso tiene que aprender a diferenciar si es por hambre biológico o es hambre emocional/antojo. En cambio, hay pacientes que no pueden controlar las cantidades y una vez que comieron 1 alfajor no paran hasta el 4to. En esos casos es mejor ir despacio y con mayor cantidad de límites.

Y en muchos casos cuando nos dejamos llevar por ella, la consecuencia es comer demás sin tener hambre biológica, y lógicamente después aparece la culpa, que sabotea un plan de alimentación.

5-¿El estado de ánimo juega un papel importante para que uno tenga ansiedad?

Muy a menudo, la ansiedad por la comida es producida por factores como el estrés o el exceso de preocupaciones.

La ansiedad

La comida actúa directamente en el centro del placer, por poner un ejemplo el chocolate tiene una sustancia (la feniletilamina) que es la misma que cuando estamos enamorados se encuentra aumentada en el organismo. También hay otros alimentos como la banana que mejora nuestra sensación de placer, por estos motivos cuando estamos desanimados o estresados buscamos comida, buscamos zona de confort.

Las actitudes apropiadas son fundamentales en el proceso de bajar de peso y mantenerlo a largo plazo. Ellas anticipan y condicionan nuestras acciones y pueden convertirse en la diferencia entre el buen resultado del plan para adelgazar y las recaídas, ese círculo vicioso de interrupciones o abandono de la dieta.

Una actitud negativa predispone a ver siempre un fracaso en un simple tropezón (por ejemplo, darse un gusto durante el fin de semana) y hace cada vez más difícil mantenerse enfocado en las metas. En cambio, una actitud positiva y firme puede ayudarlo a alejar las tentaciones y a estar preparado para los múltiples desafíos que enfrentan las personas que hacen dieta.

6-Si no funciona el método de control. ¿Qué hacer?

Tenemos que ser nuestros propios detectives, muchas veces el hecho de comer por ansiedad con tanta frecuencia puede ser la punta del iceberg y en esos casos lo más probable es que haya cuestiones internas que resolver y hay que buscar alternativas para canalizar las emociones por otros medios que no sean la comida, ya sea yoga, terapia psicológica, actividad física que nos ayude a bajar los niveles de tensión etc.

Técnicas que nos pueden ayudar:

Tenemos que evitar exponernos al riesgo. Por ejemplo cuando se hacen las compras se debe llevar una lista saludable y solo comprar lo que necesitamos sin caer en excesos.

También es importante el almacenamiento de los alimentos, los que más nos tientan deberían ir al fondo de la heladera, guardados en recipientes que no sean transparentes y por supuesto debemos evitar tener al alcance de la mano cualquier tentación dulce alta en calorías.

Una buena opción es tener a mano postres o colaciones saludables, por ejemplo helados a base de jugos sin azúcar, mousse de frutas (a base de gelatina diet, extracto de 1 fruta, claras de huevo batidas y edulcorante), 1 fruta, 1 yogur descremado con frutas.

El hecho de no acumular hambre y fraccionar las comidas a lo largo del día también evita que aparezcan los antojos en forma insistente.

7-¿Cuáles pueden ser los motivos de la ansiedad?

La ansiedad no viene sola ni es natural, sino que tiene algo que la origina y esto es casi seguramente, un síntoma de que algo, ya sea por que nos estamos sometiendo a un plan muy bajo en calorías, dietas restrictivas (lo prohibido se vuelve deseado) o incompleto en nutrientes o por factores internos.

Esto es algo que les explico siempre a mis pacientes cuando me cuentan que son ansiosos como una característica de su personalidad y “se acostumbran” a vivir con ella.

Seguinos en Facebook

revista