Anestesia general ...

... en odontología. »

Anestesia General

La anestesia general en odontología, es un recurso invaluable cuando es necesario realizar tratamientos en pacientes especiales. Se los debe seleccionar muy bien y contar con todos los requerimientos debidos. En algunos casos, es necesario solicitar exámenes de laboratorio. Llegado el día, se realizará el procedimiento, luego el paciente despertará y en pocos minutos estará de nuevo en condiciones normales, pero con su boca sana.

¿En qué paciente se utiliza la anestecia general?

  • Adultos y niños con temor, fobia, irritabilidad o ansiedad en exceso.
  • Niños pequeños con necesidad de tratamientos extensos y que no respondan al manejo convencional.
  • Síndromes o condiciones que impidan la comunicación adecuada y/o el manejo convencional, por ejemplo autismo, parálisis cerebral, disfasia, etc.
  • Pacientes con compromiso sistémico y que requieran tratamiento extenso, por ejemplo cardíacos, renales, etc.
  • Discapacidad física o sensorial.
  • Limitación en movimiento mandibular.
  • Alergia a anestésicos locales.
  • Por solicitud expresa de los padres del paciente o del mismo paciente adulto.

Ventajas de la anestecia general

  • No hay aumento del temor o de la fobia del paciente.
  • Se abre la posibilidad de solucionar de manera definitiva el temor, ya que la nueva condición oral del paciente sugiere tratamientos netamente preventivos en el futuro.
  • Tratamientos de alta calidad.
  • Manejo seguro y disminución de riesgos.
  • Realización del tratamiento en 1 sola sesión (ahorro de tiempo para el paciente y sus padres).

El procedimiento se realiza de la siguiente manera:

  • INDUCCIÓN: La inducción es realizada por el especialista en forma agradable, mediante la utilización de una mascarilla que contiene un gas anestésico, el cual es inhalado por el paciente, quien será intubado y conectado a sensores de sus funciones vitales.
  • TRATAMIENTO: realizado siempre por especialistas, estando el paciente en un grado óptimo de anestesia. La duración esta directamente relacionada con el tipo de tratamiento a realizar.
  • RECUPERACIÓN: el paciente despertará en la sala de recuperación. No recordará nada y ocasionalmente estará agitado, pero al cabo de pocos minutos reconocerá a su acompañante, a su doctor, y la agitación desaparecerá.
  • CONTROL: es de suma importancia realizar un control pasados unos 10 días. Se hará una inspección del tratamiento realizado.
Seguinos en Facebook

revista