Alteraciones del ...

... aprendizaje por procesos del oído medio - Lic. Patricia Giunta – Fonoaudióloga »

El problema de bajo rendimiento académico se complica cuando existen alteraciones del oído. En muchos casos, padecer otitis media recurrente durante los primeros años de vida puede ser el origen de un retraso en la adquisición del habla y del lenguaje. Pueden resultar problemas de lenguaje expresivo como mala articulación, sintáxis confusa, baja calidad de voz y más adelante, dificultades de aprendizaje.

EL OÍDO Y SUS PARTES

El oído es el órgano que nos permite percibir los sonidos. Está compuesto por tres partes: el oído externo, formado por el conducto que comienza en el orificio de la oreja y termina en el tímpano; el oído interno, formado por el caracol (cóclea), que es el que tiene la capacidad de oír, y por el laberinto, que es el encargado del equilibrio; y entre el oído externo y el oído interno se encuentra el oído medio, que es una una cavidad con aire en la que están los huesos de transmisión del oído (martillo, lenticular y yunque). En la parte inferior está un tubo llamado trompa de Eustaquio, que es el drenaje natural del oído medio con las fosas nasales. Por este tubo el oído equilibra las presiones y mantiene un ambiente correcto para la transmisión de vibraciones.

CÓMO AFECTA LA OTITIS MEDIA A LA AUDICIÓN DEL NIÑO

Todos los niños con infección de oído medio o líquido, tienen un grado de pérdida auditiva. La pérdida promedio en oídos con secreción es de 24 decibeles, equivalente a usar auriculares. Líquidos más espesos pueden causar una pérdida mucho mayor, de hasta 45 decibles, el nivel de la conversación normal. El niño puede tener pérdida de la audición si no es capaz de entender ciertas palabras y habla a un volumen mayor del normal. Básicamente, escuchará sonidos poco claros y se perderá de entender algunos diálogos. De todas formas, las consecuencias pueden ser importantes, el paciente puede perder en forma permanente la habilidad de entender en forma concisa el diálogo en ambientes ruidosos, como el aula de la escuela, llevando a un retraso en el aprendizaje.

CONSECUENCIAS DE LA AFECCIÓN DEL OÍDO MEDIO EN EL APRENDIZAJE

Todo lo que los niños dejen de escuchar va a ser información perdida, que más adelante se va a reflejar en dificultades de aprendizaje de la lectura y escritura, incluso, en problemas para centrar la atención en el aula de clase y para adentrarse en el aprendizaje de algún otro idioma. Cuando por descuido no se detectan alteraciones del oído medio, se genera un tiempo de deprivación auditiva (deshabituación auditiva por falta de estímulos en el cerebro), en el que las memorias cerebrales auditivas no se desarrollan de manera correcta. El hecho de que éstas no se corrijan a tiempo, le impide al niño hacer relaciones entre lo que escucha y lo que ve.

Alteraciones del aprendizaje por procesos del oído medio

¿CÓMO IDENTIFICAR SI EL NIÑO TIENE UN PROBLEMA DE AUDICIÓN?

Hay ciertos puntos que nos ayudan a sospechar que los niños pudiesen tener un problema de audición, como son:

  • Son muy distraídos.
  • Necesitan que se les repitan las cosas, no contestan o no entienden.
  • Leen los labios.
  • Escuchan la TV o la radio con volumen alto.
  • Gritan al hablar.
  • Tienen mal rendimiento escolar.

¿CUÁNDO SE DEBE REALIZAR UN EXAMEN DE AUDICIÓN?

El examen de audición se debe llevar a cabo en niños que tienen infecciones de oído frecuentes, pérdidas auditivas que duran más de seis semanas o líquido en el oído medio por más de tres meses. Hay una amplia gama de instrumentos para evaluar la audición del niño, la función de la trompa de Eustaquio y la movilidad de la membrana del tímpano. Ellos incluyen otoscopía, timpanometría y audiometría.

Seguinos en Facebook

revista