Alimentacion en ...

... los primeros meses. »

Alimentación en los primeros meses

Alimentación complementaria: Hace referencia a los nuevos alimentos que complementan a la leche materna, no la sustituyen.

El niño está listo para empezar a tomar otros alimentos cuando:

  • Es capaz de sentarse estable sin ayuda.
  • Pierde el reflejo de extrusión que hace que los niños expulsen la cuchara con la lengua (hasta que tienen suficiente discernimiento para distinguir lo que se come de lo que no, por si acaso lo escupen todo).
  • Muestra interés por la comida de los adultos.
  • Sabe mostrar hambre y saciedad con sus gestos (al ver acercarse la cuchara el niño que tiene hambre abre la boca y mueve la cabeza hacia delante. El que está saciado, cierra la boca y mueve la cabeza hacia un lado).

Antes de empezar…..

DESTAQUE. Los nuevos alimentos se deben incorporar de uno en uno, en pequeñas cantidades y con al menos una semana de separación.

Los alimentos pueden empezar a ofrecerse a partir de los 6 meses y siempre después del pecho o la leche extraída.

  • Sólo si la madre está ausente y no quiere extraerse la leche, los alimentos complementarios la sustituirán parcialmente.
  • Los alimentos deben ofrecerse de uno en uno, separados por al menos una semana (por ejemplo, si se decide empezar por la fruta, la primera semana se le da a probar la pera, a la semana siguiente la manzana, y así sucesivamente).
  • Se debe empezar con pequeñas cantidades, que irán aumentando a medida que el niño las acepte de buen grado.
  • Nunca se debe obligar a comer a un niño. Las asociaciones americanas de pediatría y dietética, indican que los bebés serán quienes elijan libremente los alimentos que los padres les ofrezcan.
  • Procurar escurrir los alimentos para no llenarle el tubo digestivo con el agua de cocción.
  • No dar alimentos que suelen causar alergia (especialmente leche de vaca y derivados, fresas, frutas del bosque y cualquier otro que produzca alergia a un miembro de la familia) hasta los 12.
  • No añadir azúcar ni sal a los alimentos. La sal que use la familia debe ser, en cualquier caso, yodada.

Puesto que la capacidad del estómago de los niños es más reducida, para que puedan obtener suficientes nutrientes de las comidas que tomen, éstas deberían ser ricas en energía y nutrientes (incluyendo micro nutrientes).

¿Qué cantidad?

La mejor estrategia para determinar la cantidad de alimentación complementaria que debe ingerir un niño es fiarse de su propio sentido del apetito.

Al principio, tomará apenas alguna cucharada pero en cuanto empiece a aceptar con gusto la alimentación complementaria irá aumentando la cantidad que ingiera.

La idea es ofrecer y, sobretodo, no obligarle jamás a comer. Cada niño tiene sus propias necesidades y sigue su propio ritmo, pretender que coma una cantidad standard determinada a una edad determinada no sólo es inadecuado, sino que puede ser contraproducente.

¿Cómo empezar?

Los alimentos no necesariamente deben estar triturados, sino que basta que sean de consistencia blanda y puedan ser aplastados o troceados con un tenedor o por el propio niño con la lengua y el paladar (no hay que pretender que a los 6 meses y 1 día, el niño coma un plato entero de comida); en realidad, al principio, la comida es más un experimento sensorial que otra cosa y seguramente no comerá más que unas pocas cucharadas si acaso; con el tiempo irá comiendo cantidades mayores, pero mientras tanto, la leche materna sigue alimentándolo.

No son necesarios alimentos especiales para bebés y algunos de ellos, aparte de ser caros, llevan aditivos poco recomendables (sacarosa, aromas de vainilla, etc).

Un arroz hervido es un cereal que el niño puede comer desde los 6 meses.

La costumbre de dar jugos en los primeros meses debería desterrarse, es preferible que consuman la fruta entera.

Cómo incorporar alimentos:

  • Carne: a partir de los seis meses.
  • Legumbres: a partir de los
 seis meses.
  • Arroz, maíz, cereales: a partir de los seis meses.
  • Alimentos con gluten como el pan o la pasta: a partir de los seis meses. Es aconsejable empezar a esta edad, especialmente no sobrepasar los siete meses.
  • Fruta: a partir de los seis meses.
  • Jugos de frutas: no deben sustituir ni a la fruta ni al agua, por lo que es mejor comenzar lo más tarde posible y darle poco al bebé. Este no es un alimento sano. En niños menores de seis años conviene no pasar de 120 - 180 cc al día.
  • Verduras: a partir de los seis meses.
  • Leche entera, yogures y otros lácteos: los bebés que toman lactancia artificial, a partir de los 12 meses. Los que toman pecho, cuando dejen de tomarlo o 
cuando ya tomen muy poco. No hay inconveniente en que un niño menor de 12 meses 
pruebe algún derivado lácteo o alimento que contenga leche, como unos canelones. Pero hasta el año, es mejor que la leche sea adaptada, y por tanto, es mejor un vaso de leche adaptada que un yogur.
  • Alimentos muy alergénicos como la leche para los que no la han probado todavía, los huevos, el pescado, la soja: las últimas recomendaciones de los expertos, dicen 
que se pueden dar a partir de los seis meses, incluso a niños con antecedentes de alergia, porque no está suficientemente demostrado que darlos más tarde tenga alguna ventaja. En los niños con antecedentes de alergia, vale la pena retrasar estos alimentos hasta el año.
  • Yema y clara de huevo: se pueden dar al mismo tiempo. Es imposible separarlas por completo, por lo que el riesgo de alergia es el mismo con 
clara que con yema.
  • Agua: cuando empiece a comer cantidades apreciables de alimentos "secos". En caso de duda, se le puede ofrecer y si no quiere es porque no tiene sed. Es importante dársela en vaso desde el principio, nunca en biberón.
  • Sal y azúcar: lo más tarde posible y en poca cantidad.
  • Golosinas, aperitivos salados, dulces: lo más tarde posible (mejor con tres años que con dos) y en poca cantidad.
  • Purés, cereales y otros alimentos en biberón: el biberón es sólo para la leche y conviene suprimirlo por completo antes de los 12 meses. A partir de los seis meses, el bebé con lactancia artificial debe empezar a hacer algunas tomas de leche con vaso.
  • Bebidas de cola y cacao: lo más tarde posible y nunca antes del año.
 Esto no significa que la cola y el cacao deban formar parte de su alimentación habitual ni excepcional a partir de los 12 meses. Lo más tarde posible significa lo más tarde posible.

¿Y si no quiere?

No todos los niños están preparados para la alimentación complementaria al mismo tiempo. Algunos ya muestran interés por otros alimentos antes de los 6 meses, en cambio otros pueden tardar mucho más tiempo y no aceptarlos de buen grado hasta los 7 u 8 meses e incluso hasta más tarde (probablemente en breve veremos estudios que evalúen el inicio de la incorporación de alimentos complementarios más tardíamente, hacia los 8 o 9 meses de edad).

Unos niños comen una cantidad bastante “aceptable” casi desde el principio, otros apenas picotean pequeñas cantidades de diversos alimentos hasta pasado el año.

Lo que está claro es que, más pronto o más tarde, todos los niños empiezan a interesarse por otros alimentos y que mientras tanto la lactancia materna cubre sus necesidades, por lo nunca se debe intentar imponer a un niño la ingesta de una determinada cantidad de alimento.

Seguinos en Facebook

revista