La alimentación ...

... en la primera infancia - Lic. Shirley Guissen - Nutricionista – Antropometrista ISAK I »

Lic. Shirley Guissen - Nutricionista – Antropometrista ISAK I

La alimentación durante la primera infancia es fundamental para sentar las bases alimentarias del resto de la vida, así como para prevenir posibles enfermedades. Durante la infancia, el organismo se encuentra en pleno desarrollo, por lo cual, es importante que tengan una nutrición equilibrada y saludable.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida y de manera complementaria con alimentos hasta los 12 meses, si es posible por más tiempo. Sostiene también que los beneficios de la lactancia materna son para toda la vida.

Los niños y adolescentes que recibieron lactancia materna tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son menos propensos a sufrir de diabetes tipo 2, y existen estudios que revelan que desarrollan mejores resultados en pruebas de inteligencia.

A partir de los 6 meses, es recomendable comenzar a dar al niño pequeñas porciones de alimentos en forma de puré, o mediante el proceso BLW, donde el bebé prueba directamente trozos de alimentos de manera autorregulada. Poco a poco, el bebé incorpora sabores y texturas, pero sobre todo nutrientes, que ayudarán a su desarrollo integral.

Es importante destacar, que ya desde el embarazo, la buena alimentación de la madre juega un papel muy importante en la vida del niño. Estudios han demostrado que los primeros 1000 días de vida (desde la concepción hasta los 2 años) determinan en gran medida la salud a lo largo de la vida, más allá de la genética.

¿Qué es la alimentación equilibrada?

La base de la alimentación equilibrada es comer de todo ¡en su justa medida!. No existen los alimentos malos o prohibidos, siempre y cuando sean acordes a su edad. Durante la introducción alimentaria, el nutriólogo o pediatra le irá orientando sobre con qué alimentos puede comenzar, a fin de evitar las alergias alimenticias.

Generalmente, la introducción alimentaria comienza con la incorporación de frutas y verduras, seguidas por cereales y arroz. Posteriormente, se incorporan carnes y pescado. La base de la alimentación de los niños son los carbohidratos, ya que son el combustible que necesitan para jugar, correr y crecer.

Los niños de 1 y 2 años tienen necesidades nutricionales superiores a las de los adultos, llegando a necesitar de entre 4 y 7 veces más nutrientes por kilo.

Desnutrición durante los primeros años de vida

Al hablar de desnutrición, hablamos de la carencia de nutrientes, o sea, un niño con una alimentación desequilibrada puede estar mal nutrido y se puede ver afectado su desarrollo psíquico, motor y emocional. Muchos padres cometen el error de obligar al niño a terminar el plato, sin tener en cuenta que su necesidad nutricional es diferente a la nuestra. Los niños comen lo que necesitan comer, durante períodos ingieren mayor cantidad porque lo necesitan para crecer y en otros tienen menos apetito, pues están en un período de descanso de crecimiento.

Hoy en día, en todos los hogares se consumen, de manera casi habitual, las bebidas azucaradas o los alimentos procesados, sin tener en cuenta el contenido nutricional de los mismos. Las comidas rápidas, las galletitas, los alimentos y las bebidas envasadas con alto contenido de azúcares, los platos congelados y la pastelería, deben consumirse con moderación. Es importante consultar siempre las etiquetas e información nutricional de los envoltorios.

La sobrealimentación y la alimentación desequilibrada pueden generar enfermedades crónicas desde edad temprana, como anemia, diabetes, obesidad, e incluso las caries. Enseñe siempre a sus hijos a comer bien, de manera equilibrada ¡desde pequeños!

Le doy algunos consejos:

- Infórmese: aprenda sobre las necesidades nutricionales de sus hijos, lea las etiquetas de los alimentos y busque recetas saludables.

- Dé el ejemplo: los hijos imitan siempre lo que hacemos, por eso es importante cuidar la alimentación en la casa. Ayudará a que incorporen todo tipo de alimentos.

- No tire la toalla: los niños prueban los alimentos hasta 10 veces, si en la primera prueba no le gusta algún alimento, puede que en otro momento lo tolere mejor. Puede cambiarle la cocción, textura o preparación.

- No lo obligue a comer: proponga los alimentos y deje que los pruebe, si no quiere terminar el plato no lo obligue. Una buena táctica, es pedirle que pruebe todo lo que le sirve y asegurarle de que si no le gusta algo, no le obligará a comer.

- Sirva platos coloridos: un plato lleno de colores, es nutricionalmente completo. Los colores, además, pueden resultar atractivos y puede que ayuden a experimentar y probar alimentos nuevos.

- No llene el plato: recuerde que los niños necesitan porciones infantiles.

La alimentación en la primera infancia

- Prepare un menú semanal antes de hacer las compras: le ayudará a organizarse mejor, que nada falte a la hora de cocinar, y poder asegurar la alimentación equilibrada.

- No hable de malos alimentos: recuérdele siempre la importancia de comer bien y coméntele sobre sus bondades.

- Permita que s us hijos coman de vez en cuando chocolates, tartas o un caramelo: recuerde que pueden comer de todo pero en su justa medida. Negárselos, hará que los deseen aún más. Nunca ofrezca golosinas o dulces como premio o a cambio de realizar algo o comer.

- Opte por agua como bebida de preferencia: no olvide que las bebidas azucaradas (incluidos los jugos de frutas) contienen un valor nutricional inferior a su contenido calórico. Deje que los consuman pero con mucha moderación.

Seguinos en Facebook

revista