Alimentación para ...

... el colon irritable - Dr. Jorge Vacante – Médico de Flia., Nutricionista »

Dr. Jorge Vacante – Médico de Flia., Nutricionista Primero: Lo que hay que saber...

El colon irritable es un desorden funcional intestinal caracterizado por:

  • La presencia de dolor abdominal.
  • Distensión
  • Hábitos intestinales alterados.

Este trastorno afecta a una o a dos personas de cada diez y predomina en las mujeres en una proporción de cuatro a una.

No es un cuadro grave, pero los síntomas pueden ser tan intensos, incómodos y persistentes que interfieren marcadamente en la calidad de vida de la persona y en las posibilidades de desplegar sus actividades habituales.

El exceso de estrés que afecta a las mujeres en nuestras sociedades, se configura con el desencadenante que altera el correcto equilibrio físiológico del intestino. Los investigadores han demostrado que el exceso de estrés produce, entre otros perjuicios, una alteración en la barrera intestinal. En particular, el cúmulo de situaciones vitales comunes, como:

  • Muerte de seres queridos.
  • Enfermedad de familiares.
  • Hipoteca.
  • Problemas laborales.
  • Problemas sentimentales.
Existe una relación estrecha, entre la ansiedad y la actividad intestinal.

El sistema nervioso gastrointestinal contiene una notable cantidad de neuronas, (más de cien mil millones) casi tantas como las del cerebro.

Alimentación para el colon irritable

Ambos cerebros están interconectados, y aunque el cerebro digestivo recibe permanente información desde el cerebro craneal, este no le dicta cómo funcionar. Por el contrario, los mensajes desde el aparato digestivo a la cabeza son rápidos. El estómago puede memorizar emociones, estrés y sufrir su propia “neurosis”. El cerebro digestivo también produce sustancias psicoactivas (serotonina y dopamina, etc.) que influyen en los procesos del dolor y del estado de ánimo.

Enfoque nutricional Debemos evitar los factores nutricionales que podrían ser desencadenantes del colon irritable:
  • Comidas rápidas y ricas en hidratos de carbono complejos (comida chatarra).
  • Frituras, condimentos, picantes, etc.
  • Ingesta excesiva de café, mate.
  • Comer rápidamente.
  • Fumar.
  • Bebidas gaseosas.

Los alimentos que se incorporen deben ser útiles para evitar las diarreas, la constipación y la inflamación del colon.

Ellos son:

  • Carnes: De preferencia las blancas.
  • Quesos: Untables o cremosos.
  • Huevos: Sin problema. No fritos.
  • Hortalizas: zanahoria, zapallo, zapallito, tomate (sólo pulpa, sin cáscaras y sin semillas). Frutas: Se permiten manzana, pera y banana, jugos colados. Evitar frutas secas y frutas disecadas. Si no hay diarrea, el mamón resulta milagroso para la constipación.
  • Yogur: mejor tolerado que la leche.
  • Utilizar hierbas: No condimentos, ni picantes.
  • Pastas, arroz y harina de maíz: bien tolerados.
  • Pan tostado o galletitas tipo agua o grisines.
  • Azúcares y dulces: Azúcar común. Se puede utilizar edulcorante.

El plan alimentario debe cumplirse en forma permanente y con cuidado. Si se presenta crisis diarreica, se deberá corregir la misma, con una correcta selección de alimentos.

Seguinos en Facebook

revista