Alimentación en ...

... enfermedades degenerativas (Parte III): Enfermedad de Parkinson - Dr. Jorge Vacante - Nutricionista - Dirección: Avda. Boggiani 6198 esq. R.I.5 Gral. Díaz.
Teléfono: (021) 664-044 »

Dr. Jorge Vacante - Nutricionista  Dirección: Avda. Boggiani 6198 esq. R.I.5 Gral. Díaz. Teléfono: (021) 664-044

La enfermedad de Parkinson afecta al 1% de la población mayor de 50 años. Es la segunda causa de enfermedad degenerativa del sistema nervioso central, luego de la enfermedad de Alzheimer.

Comienza habitualmente alrededor de los 60 años. El pico de incidencia es entre los 75 y 84 años. La prevalencia de la enfermedad es igual en ambos sexos.

Manifestaciones cardinales

Temblor: se observa usualmente en reposo y disminuye con la actividad voluntaria. El sueño puede exacerbarse con el estrés y la ansiedad. Lo presenta el 75% de los pacientes.

Bradiquinesia: enlentecimiento para comenzar los movimientos. La manifestación más común es la falta de balance de los brazos al caminar.

Facies amímica : dificultad para levantarse o iniciar la marcha.

Rigidez : las extremidades de los pacientes oponen resistencia al ser flexionadas en forma pasiva ("resistencia en rueda dentada"). La rigidez, si es severa, puede evolucionar causando dolor.

Inestabilidad postural: se manifiesta cuando la enfermedad progresa.

En la enfermedad de Parkinson se conoce un gran número de diversos trastornos en la ingestión de alimentos y digestión. Dichos trastornos alimenticios repercuten negativamente en el transcurso de la enfermedad.

Recorrido de la alimentación hasta la boca

En los enfermos de Parkinson, debido a la rigidez y el temblor, es complicado el manejo de los cubiertos con cabos anchos, platos hondos, tazas con amplias asas, y posibilitar una mejor ingestión de los líquidos con el uso de pitillos.

Es muy importante planear el suficiente tiempo para comer y no dejarse irritar por el hecho de que la pareja, amigos o familiares coman rápido.

Al enfermo con Parkinson no le gusta comer en reuniones sociales y, en el trascurso de la enfermedad, evitan ir a restaurantes, invitaciones y acontecimientos sociales. Esto acentúa frecuentemente el peligroso aislamiento social.

Hipersalivación

Para el tratamiento de la salivación incrementada existe medicación, terapias logopédicas, continuo entrenamiento de deglución. La hipersalivación se mejora la mayoría de las veces.

Problemas en la deglución

Las alteraciones de la deglución conducen, además de la hipersalivación, a ingerir con dificultad comidas sólidas; muchos pacientes tienen la sensación de atragantamiento.

Como primeros síntomas, se percibe dificultad en la deglución de la carne y el pan, luego también con las demás comidas sólidas. La causa es una disminuida movilidad de los músculos faríngeos.

Alimentación en enfermedades degenerativas (Parte III): Enfermedad de Parkinson

Solución

-Sopas: cremas o sopas consistentes.

-Lácteos: leche, yogur, quesos untables, budín, helados, flan.

-Frutas: pulpa, jugo de frutas diariamente.

-Carne: molida (vacuna, pescado, pollo).

-Acompañamientos: puré de batata, zanahoria, papa, zapallo.

-Verduras: en puré (todas).

-Huevo: tres por semana.

-Incluir: legumbres en forma de sopas, platos principales y ensaladas.

-Líquidos: por lo menos 2 litros diarios de agua mineral, té o jugo de fruta diluido. El alcohol puede perjudicar el efecto de los medicamentos.

Sensación gustativa

En el transcurso de la enfermedad, la sensación gustativa es a menudo limitada, lo cual hace que muchos pacientes condimenten mucho las comidas y se origine un consumo de sal demasiado elevado. Para mejorar el sabor de las comidas deberían utilizar abundantes hierbas de cocina.

Seguinos en Facebook

revista