¿Cuáles son las...

...alergias del invierno y cómo se tratan? » Dr. Juan Carlos Sizul. Alergólogo.


ALERGIA EN OTOÑO-INVIERNO

Se sabe que aproximadamente el 20% de la población mundial sufre de alergias, por lo que es un problema de salud pública muy importante. No se trata de la moda, pero al igual que los estilos de las vestimentas, la alergia se presenta estacionalmente con algunas variaciones y mucha imitación de temporadas anteriores. Como los anteriores, la próxima temporada vendrá cargada de ácaros, hongos y animales domésticos, así también pólenes de maleza (yuyos), y de algunos árboles, que por el cambio climático florecen en otoño-invierno, sin embargo, sus desagradables consecuencias pueden evitarse.

Habitualmente la alergia se asocia a la primavera, pero el sistema de defensas del organismo también reacciona exageradamente ante alergenos que están presentes durante todo el año –alimentos, metales, medicamentos- y otros que son más comunes en los periodos más fríos, como los ácaros del polvo y hongos. Estos alergenos provocan generalmente rinitis y en algunos casos asma, enfermedades que dejan a la persona muy susceptible de adquirir infecciones virales o bacterianas, las que abundan por esta temporada y agravan el cuadro, aumentando también las internaciones por broquiolitis, bronquitis, neumonía etc. . No hay que olvidar que los síntomas de un resfrío común son muy similares a la rinitis, cuando se presenta uno que dure más de una semana o que se repita, es necesario consultar porque puede tratarse de una alergia o un cuadro recurrente por bajas defensas

Con un test cutáneo se sabrá exactamente cuáles son los alergenos que le afectan y podrá evitarlos, pero no todo es en vías respiratorias, también en la piel podemos padecer de alergia en temporada de frío, las Dermatits Atópicas, por ciertos tipos de alimentos que consumimos en época de frío, ciertos materiales de los abrigos que al contacto con la piel producen picazón y ronchas.

La rinitis alérgica provocada por hongos, caspa y pelo de gatos, caspa de perros y ácaros del polvo, causa los mismos síntomas que la primaveral: congestión nasal, rinorrea –chorreado constante de la nariz- estornudo y picazón en el paladar y nariz.

El asma consiste en la obstrucción de los bronquios por una inflamación que causa tos, chillidos en el pecho, secreciones y dificultad para respirar.

Para no sufrir estos males, se recomienda una serie de medidas prácticas. La alergia a las partículas de los ácaros que viven en el polvo es lo más común en esta época por el ambiente y se mantienen más tiempo encerradas las personas. Por eso hay que ventilar bien el dormitorio, mantenerlo con la temperatura relativamente baja y el aire seco porque los ácaros se reproducen en ambientes con más de 24°C, y humedad superior al 50%, debido a esto se encuentran sobre todo en las camas, sofás y alfombras. En nuestro país la humedad se mantiene el mayor tiempo por encima de los 50 % .

Contra los hongos del medio ambiente (moho) se aconseja revisar los baños, detrás de los muebles, las plantas y filtraciones en muros, suelo y techo.

La mala costumbre de no ventilar la casa durante esta época desemboca en un mayor contacto con las mascotas, lo que trae pésimas consecuencias para los alérgicos. La caspa y pelo de los gatos y la caspa de los perros, son alergenos que pueden evitarse manteniéndolos bien cepillados, humedeciéndoles el pelo o alejándolos del trato diario, o de donde el paciente alérgico, si pasa mucho tiempo, solear con tiempo las ropas de abrigo, frazadas, pulloveres, tricotas, etc, que pasaron toda la temporada anterior encajonados.

Con estas medidas se pueden prevenir las rinitis, asma y sobre todo sus complicaciones que van desde faringitis y sinusitis hasta bronquitis y neumonías. Éstas ocurren porque la presencia de mucosidades, tanto nasales como pulmonares, son como un imán para los gérmenes e impiden defenderse adecuadamente de ellos.

Cuando la secreción nasal se transforma de blanca o transparente a amarilla o verde, hay que consultar porque ése es el típico paso de una alergia a una infección, pero lo ideal es atenderse antes para evitar caer en estas sobre-infecciones.

Seguinos en Facebook

revista