Todo sobre las ...

... alergias primaverales - Dra. Perla Alcaraz Duarte – Especialista en Alergia, Asma e Inmunología »

En nuestro país donde no están tan diferenciadas las estaciones, tenemos un clima mayormente caluroso con un invierno no muy frío y el predominio de altos niveles de humedad, este clima caluroso y húmedo que se acentúa en verano y primavera son ideales para la proliferación de los ácaros del polvo doméstico, causa mas frecuente de alergia respiratoria en nuestro país.

En esta época además de la alergia a ácaros, hongos, cucarachas y animales, que causan molestias durante todo el año (alergias perennes), tenemos también alergias estacionales que son alergias respiratorias que empeoran debido a la exposición a pólenes de arboles, gramíneas (pasto) y malezas, éstas constituyen una pequeña proporción comparada con la alergia a los ácaros del polvo doméstico, pero afectan en gran medida la calidad de vida de nuestos pacientes y en muchas ocasiones se sobreagregan a las alergias perennes del paciente.

¿Qué es la Alergia Estacional?

La alergia estacional es la que produce síntomas durante el periodo de polinización, tiempo durante el cual, las plantas producen y liberan al ambiente sus pólenes.

¿Qué son los pólenes?

La alergia estacional es la que produce síntomas durante el periodo de polinización, tiempo durante el cual, las plantas producen y liberan al ambiente sus pólenes.

¿Qué son los pólenes?

Son pequeñas partículas más pequenas que la punta de un alfiler, microscópicas, producidas por el órgano masculino de las flores para ser trasportado, y llegar al órgano femenino de las plantas y producir sus frutos, y que al entrar en contacto con los ojos y la nariz en personas que ya están sensibilizadas, producen una reacción alérgica.

Todo sobre las ALERGIAS PRIMAVERALES

Los pólenes pueden ser de árboles, gramíneas (pasto) y malezas. Los árboles polinizan en invierno y comienzo de la primavera, las gramíneas o pastos un poco después durante la primavera y las malezas en verano y otoño generalmente.

Síntomas de la Alergia Estacional

  • Al viajar en auto mantenga cerradas las ventanillas para evitar que ingresen pólenes.
  • En el hogar evite tener abiertas las ventanas a primeras horas de la mañana y al atardecer, periodos durante los cuales las plantas liberan mayor cantidad de pólenes.
  • El mejor momento del día para estar al aire libre es cuando los niveles de polen están más bajos. Por lo general, ésto ocurre los días lluviosos, nublados y sin viento.
  • Al regresar a casa dúchese y cámbiese la ropa para disminuir el contacto con pólenes que pudieron adherirse a la ropa y el pelo.
  • Use acondicionadores de aire y humidificadores con filtro antipólenes
  • Evite los factores irritantes como el humo, olores fuertes, polvo, los sprays o los insecticidas.

¿Existen tratamientos para este tipo de alergias?

Si existen, y se basan en:

  • El Control Ambiental: a fin de disminuir la exposición a pólenes, siguiendo las medidas ya descritas.
  • El Tratamiento Farmacológico: donde contamos con un gran espectro de fármacos que van desde corticoides tópicos, antihistamínicos, inhibidores de los leucotrienos y descongestivos principalmente.
    Los corticoides tópicos, se presentan como sprays nasales, no son adictivos y actúan sobre la inflamación nasal. Existen en el mercado una amplia gama de marcas comerciales con diferentes principios activos, los que administrados a dosis adecuada según la patología del paciente son muy efectivos.
    Los antihistamínicos que actúan sobre el prurito, los estornudos y la rinorrea, los más antiguos o de primera generación, pueden producir sequedad de boca, constipación, mareos y un aumento de la fatiga o cansancio. Los antihistamínicos más nuevos poseen menos efectos adversos y una mayor comodidad en su administración debido a que pueden ser suministrados 1 vez al día. Se presentan en forma de comprimidos o pastillas y en forma tópica como sprays nasales.
    Los descongestivos, actúan muy bien sobre la congestión nasal, deben ser utilizados con supervisión médica, ya que pueden sobreagregar una rinitis medicamentosa a la rinitis que de por sí ya tiene el paciente. Se presentan en forma tópica como gotas nasales, sprays o en forma de comprimidos solos o acompañando a los antihistamínicos.
  • La Inmunoterapia: que cambia el curso de la enfermedad alérgica, consiste en la administración controlada de los alérgenos (pólenes), suministrados en forma subcutánea o en forma sublingual (gotas o pastillas bajo la lengua), según un esquema propio de cada tipo de inmunoterapia.

Todos estos medicamentos y la inmunoterapia actúan mejor si son administrados como preventivos antes de la exposición al polen y durante el periodo de polinización, por lo que un diagnóstico oportuno nos ayuda a controlar mejor los síntomas.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico se realiza con una buena historia clínica, que incluya los antecedentes clínicos del paciente, el examen físico, y mediante la realización de pruebas específicas que nos ayuden a detectar el agente causal de las alergias en primavera.

8 Tips para sobrevivir a las Alergias primaverales

  • Lo primero es ir al médico ante el primer síntoma de alergia, consulte con el médico de cabecera o con el pediatra, en caso de que los aquejados sean niños, para que pongan en marcha un tratamiento sintomático al paciente.
  • Cuidarse de la brisa. La peor combinación para un alérgico es un día de suave brisa, seco y soleado. También los momentos previos a las tormentas o las lluvias abundantes son los peores por su mayor concentración de polen. Ante esas circunstancias meteorológicas lo más inteligente es quedarse en casa.
  • Evitar las zonas de contaminación. Viaje con las ventanillas del coche cerradas y ponga filtros especiales en el sistema de aire acondicionado.
  • No practicar deporte al aire libre. No acudir al campo, a los parques, a zonas donde sabemos que hay mucho césped o muchas flores.
  • Ni acercarse a las flores.
  • Cubrirse el rostro. Otra forma de conseguir que el polen no acceda a nosotros es cubrirnos al salir a la calle. Cubrir los ojos con unas gafas de sol, ponernos una gorra o un pañuelo e incluso en el caso de que sea necesario utilizar una mascarilla, preferentemente humedecida.
  • Evitar el tabaco y los productos tóxicos. El tabaco es siempre desaconsejable para un alérgico. En la época de la polinización cualquier elemento que afecte a las vías respiratorias será mucho peor. Eso abarca desde los catarros, a la exposición a los elementos químicos que hay en los productos de limpieza (lejías, amoníacos o insecticidas, hasta los productos de belleza (como los desodorantes, el shampoo o las colonias). También es recomendable lavar los productos frescos, como frutas y verduras antes de comerlos por si tuvieran granos de polen pegados a su superficie.
  • 8. Ventilar la casa. En la medida de lo posible las ventanas de las habitaciones deben permanecer cerradas, pero a la vez también es importante ventilar, preferentemente al mediodía. Al limpiar hay que evitar barrer ya que eso puede levantar polvo y por lo tanto polen. Para limpiar es mucho más recomendable el uso de la aspiradora. También es bueno quitar el polvo con una tela húmeda y no secar la ropa en el exterior, donde fragmentos de polen pueden quedarse incrustados. Lo mejor es hacer desaparecer elementos que acumulen polvo o polen como las alfombras o los peluches.
Seguinos en Facebook

revista