Padres en alerta:

... Adicciones - Lic. Romina Sánchez - Terapeuta en Adicciones »

El consumo de drogas es una situación que está presente en todos los países del mundo. Según estimaciones de la Secretaría General de las Naciones Unidas, son cientos de millones las personas que habitualmente consumen drogas, entre las cuales, la marihuana (al menos en América) lidera la lista y es consumida mayormente por hombres. También han ganado un espacio importante los estimulantes como las anfetaminas, principalmente en el consumo de los jóvenes y mujeres.

Para ir entendiendo más la situación, las drogas son toda sustancia natural o sintética que una vez ingresada en el organismo es capaz, por el efecto directo en el Sistema Nervioso Central, de modificar una o varias de sus funciones pudiendo provocar una dependencia, por lo tanto, la adicción es caracterizada por un estado psíquico y físico resultante de la interacción entre un organismo vivo y un producto psicoactivo en el cual se puede observar un deseo incontrolable de consumir droga y modificaciones de la conducta, muchas veces las personas se vuelven más violentas o hacen cosas que no harían estando lúcidos.

Es muy importante estar en conocimiento de cuáles son los efectos de las diferentes drogas más comunes que consumen las personas, para detectarlo a tiempo en caso de que nuestros hijos las consuman. Por ejemplo:

Marihuana
La marihuana es una sustancia alucinógena y depresora del sistema nervioso central, es decir, disminuye o impide funciones del sistema nervioso. El consumo de marihuana en dosis bajas provoca inicialmente sensaciones placenteras de calma y bienestar, aumento del apetito, euforia, desinhibición, pérdida de concentración, disminución de los reflejos, ganas de hablar y reír, enrojecimiento de los ojos, aceleración del ritmo cardíaco, sequedad en la boca y garganta, dificultad para ejecutar procesos mentales complejos (rendir un examen, por ejemplo). A ello le sigue una segunda fase de depresión y somnolencia. En dosis elevadas puede provocar confusión, torpeza, excitación, ansiedad, percepción alterada de la realidad y, de manera más inusual, estados de pánico y alucinaciones.

Alcohol
Paraguay, según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud, ocupa el tercer lugar en consumo de alcohol en América, liderando el consumo de cerveza principalmente. El alcohol, al igual que la marihuana, es una sustancia depresora del sistema nervioso central, provocando en la persona desinhibición y excitación, afecta la frecuencia cardíaca, dilata los vasos sanguíneos, irrita el sistema gastrointestinal, los centros nerviosos superiores del cerebro se deprimen afectando primero; el habla, el pensamiento, el entendimiento y el juicio, y en dosis más alta puede llegar a la intoxicación alcohólica, provocando un estado de coma y alcanzar la muerte por depresión respiratoria (disminución de la función pulmonar). En cuanto a la intoxicación por alcohol, la ayuda médica será necesaria si la persona mezcló con la bebida alguna droga depresora. En ese caso, el efecto depresor será potenciado con peligro de fallas cardiorrespiratoria y nerviosa severas.

Crack
En cuanto al crack, es la forma de la cocaína en cristales. Viene en bloques sólidos o cristales que varían en color desde amarillo a rosa pálido o blanco. El crack es calentado y fumado. Se le llama así porque hace un sonido crujiente (como “crack”) cuando se calienta. El crack causa un intenso viaje de corta duración, aproximadamente en 10 a 15 segundos la persona sentirá los primeros efectos, seguido inmediatamente por lo opuesto: depresión intensa, tensión nerviosa y ansia por más droga. Los que la consumen a menudo no se alimentan ni duermen apropiadamente. Pueden experimentar un marcado incremento del ritmo cardíaco, espasmos musculares y convulsiones. La droga puede hacer que la gente se sienta paranoica, enojada, hostil y ansiosa, incluso cuando no están bajo su influencia.

Padres en alerta: Adicciones

Hemos revisado algunos conceptos claves para entender la problemática que vivimos día a día; como padres no deseamos que nuestros hijos vivan esta situación, razón por la cual, aquí se presentan algunos puntos importantes para prevenir el consumo de drogas:

Ayudarles a desarrollar habilidades personales y sociales:
¿Cómo?

  • Enseñándoles a tomar decisiones.
  • Favoreciendo su autonomía.
  • Enseñarles a enfrentar los problemas; las cosas no siempre salen como uno espera.

Ayudarles a fortalecer la autoestima y la autoconfianza
¿Cómo?

  • Evitando juzgar a nuestros hijos: Eres un inútil.
  • Evitando compararles: Tu hermano sí que es listo.
  • Evitando ridiculizar, insultar, amenazar.

Informar y sensibilizar a sus hijos sobre las drogas:
¿Cómo?

  • No eludiendo el tema.
  • Informándose previamente.
  • No alarmándose.

Comunicarse con los hijos:
¿Cómo?

  • Escuchando y conociendo las opiniones de los hijos aunque no se compartan.
  • No criticar sin razonar con ellos.
  • Mostrar varios puntos de vista.
  • Expresar nuestro afecto hacia ellos.

“PARA ESTAR MAÑANA EN EL RECUERDO DE SUS HIJOS, DEBE ESTAR PRESENTE EN SUS VIDAS HOY”

Seguinos en Facebook

revista