12 Ideas...

...para bajar de peso »

La nueva tendencia para adelgazar no se basa en los que se come, sino en los hábitos que se incorporan al estilo de vida. Son tan sencillos que se puede comenzar a partir de hoy.

1.Reconsiderar la motivación. El secreto para perder peso de forma permanente no comienza con una taza medidora, sino en la mente. ¿Por qué no pensar en el hecho de sentirse y verse mejor? Esta mentalidad es motivadora y con un propósito válido, tiene más probabilidades de éxito.

2.Llevar un diario de alimentación. Escribir todo lo que se consume durante el día y revisar las calorías. Así puedes saber qué alimentos comenzar a reducir o evitar.

3.¡A moverse! Hacer ejercicio es un factor vital para reducir tu peso y mantenerte. También ayuda a bajar de peso de manera lenta pero permanente.

4.Unirse al club de los verdes. Comer la mitad de una taza de vegetales de hojas verdes como espinacas o acelgas, tendra un poderoso motivo para no comer chocolates u otras golosina similares. Y es que estos maravillosos vegetales son ricos en magnesio (sí, la misma sustancia que se encuentra en los chocolates).

Curita

5.No dar la primera mordida. Tratar de comer sólo un poco de ciertos alimentos y terminar devorando toda la porción, no es una buena forma de perder peso. Adelgazar no tiene nada que ver con la fuerza de voluntad, sino con la manera en que el cuerpo reacciona a los alimentos. Comer sólo la mitad de una rebanada de pastel no sirve de nada. Para adelgazar, lo que realmente funciona es decir: “No, muchas gracias”.

6.Beber mucha agua. Todos los dietistas y nutricionistas recomiendan beber ocho vasos de agua al día, pero pocos entendemos cuál es la razón de eso. El cuerpo depende del agua para realizar sus funciones esenciales. Si no se bebe lo suficiente, el cuerpo tomará el agua de otras partes para cumplir con su trabajo. Esto no significa que mientras más agua se toma, más peso se pierda. Que quede claro: para bajar unos kilos, debe asegurarse de beber suficiente agua para que el metabolismo trabaje mejor. Hay que recordar que las bebidas alcohólicas o aquellas que contengan cafeína no cuentan, por que estimulan a los riñones, incrementando la producción de orina y por lo tanto, provocan deshidratación.

7.¡Ojo con el carrito del súper! La delgadez comienza en el supermercado. Antes de llegar a la caja, hay que revisar lo que se lleva en el carrito y regresar todo lo que contenga demasiado azúcares y grasas.

8.Bienvenida sea la fibra. Los alimentos que son ricos en fibra, como las frutas, los vegetales y los cereales, por mencionar sólo algunos, son los más recomendables para cualquier tipo de dieta.Y es que son llenadores, bajos en calorías y en grasas. Ciertos estudios han demostrado que el consumo de fibra reduce considerablemente las calorías que el cuerpo absorbe. Las mujeres que incrementan la cantidad de fibra en su alimentación diaria, queman más de 90 calorías cada día.

9.El objetivo es 100. Nada es más fácil que esto: reducir 100 calorías de lo que se come diariamente y al mismo tiempo tratar de quemar 100 más por medio de cualquier actividad física. Esto es todo el esfuerzo que se requiere; no se necesita hacer ningún otro cambio radical ni agotador en el estilo de vida.

Curita

10.Un aliento siempre fresco. Cuando siente que esta a punto de caer en la tentación, debe lavarse los dientes. El cepillado deja un fresco sabor en la boca que quizas no quieras alterar comiendo otra vez.

11.Practicar ejercicios aeróbicos. Todos sabemos que los ejercicios aeróbicos son excelentes para quemar calorías, pero también para mantenerte en el peso deseado. Basta que dedicarle a este tipo de ejercicios de 10 a 15 minutos, tres veces a la semana, para que se vea la diferencia. Los aeróbicos aumentan la masa muscular y mientras más músculo, más calorías se quema; aún cuando el cuerpo se encuentra inactivo.

12. No sólo cuenta lo que se come, sino también a que hora se come. Procurar ingerir la comida más fuerte durante el día, esto te dara mayores oportunidades de estar activa y de quemar calorías. Por el contrario, dejar los alimentos pesados para la noche, éstos se depositarán en el cuerpo y se transformarán en grasa. Lo más recomendable es distribuir la mayor parte de las calorías que se ingiere durante el día entre el desayuno y la comida. Comenzar siempre la comida con una buena ensalada y cenar alimentos ligeros.

Seguinos en Facebook

revista